Rotura de poliducto amenaza la vida marina del Golfete de Coro estado Falcón

Pescadores de la población de Río Seco, en el municipio Miranda del estado Falcón, reiteraron dos días después de haber reportado la fuga de petróleo y gas debido a la ruptura de un poliducto en el sector de Arajó, que el derrame persiste sin que las autoridades regionales o la misma Pdvsa se hayan acercado a verificar y corregir la avería que está amenazando la fauna marina en el Golfete de Coro y poniendo en riesgo lo que para ellos representa la fuente de trabajo y sustento económico.

Nelio Medina, representante del Consejo de Pescadores de Río Seco, manifestó su preocupación ante el bote de petróleo y gas que los mantienen angustiados, debido a que no pareciera – según dijo-, importarles ni a las autoridades civiles en la entidad y el municipio (gobernador Víctor Clark y el alcalde Pablo Acosta), ante lo que puede ser un desastre ecológico en progreso desde hace unos tres meses.

Medina apuntó que desde la fuga de gas no han podido pescar camarón. La temporada para la pesca del mismo, en octubre, noviembre y diciembre, estará afectada por la rotura del oleoducto y la emisión de crudo y gas que se desplaza a otros sectores del Golfete de Coro.

Genocidio ecológico 

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) Luis Stefanelli, denunció que la ruptura del poliducto que lleva el petróleo desde Zulia hasta la refinería Cardón en el Centro Refinación  Paraguaná (CRP), afectando todo la costa occidental de Falcón (Golfetede Coro) y al Parque Nacional Médanos de Coro, es muestra de la negligencia de Pdvsa quien hasta este 11 de septiembre no se ha pronunciado al respeto.

Para el parlamentario el problema de la gasolina no le ha permitido a la empresa petrolera estatal dejar de bombear hidrocarburo hasta Cardón en su afán de prender la catalítica  para la elaboración de combustible, lo que originó a su juicio la avería del poliducto en Rio Seco.

Ante la incapacidad de Pdvsa de dar respuestas al tema ambiental, Stefanelli calificó de negligencia criminal  y genocidio ecológico lo que ocurre en Río Seco, por lo que informó  que llevará esta denuncia ante  la ONU y  la Comunidad Económica Europea, para buscar apoyo de respuesta rápida ante lo que para él representa una grave situación de riesgo tanto para los pescadores como para el ecosistema del golfete.

Daños al ecosistema

Esta denuncia fue corroborada el pasado 8 de septiembre por el biólogo Eduardo Klein, coordinador del Laboratorio de Sensores Remotos de la Universidad Simón Bolívar, quien a través de imágenes satelitales señaló que se podía apreciar una mancha de petróleo en el Golfete de Coro a la altura de Río Seco, y que se mueve paralelo a la costa de Falcón en dirección oeste. Klein explicó en su cuenta twitter (@diodon321), que  eran dos filamentos de entre 10 y 14 km de largo.

La denuncia de la rotura de una tubería submarina de petróleo y gas fue respaldada por el Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional de Parques (Sunepinparques), la presidenta de la Comisión de ambiente de la AN,  diputada María Gabriela Hernández  y el exconcejal del municipio Miranda (Coro), Richard Queipo. 

Para la Fundación Azul Ambientalistas el daño ecológico puede ser diverso a un ecosistema importante para las aves playeras,  tortugas, la tonina del lago y el camarón blanco; cuyo criadero natural es el Golfete de Coro.

Victoria González, representante de la ONG, manifestó que Pdvsa perdió la capacidad de manejo seguro de instalaciones, oleoductos y poliductos, poniendo en riesgo en la zona afectada el humedal de importancia internacional Ciénaga de Los Olivos, que puede ser afectado por el desplazamiento del crudo tras la acción de las corrientes y vientos.

Henderson Colina, de la Asociación de Ecologistas para la Preservación del Ambiente (AEPA), en Falcón, indicó que es necesario que las autoridades de Insopesca decreten una cuarentena en la zona afectada por el derrame, y prohíban la pesca, ya que el producto que de allí salga no puede ser consumido por los seres humanos. 

La petición de moratoria de pesca en Río Seco o por lo menos en los sectores afectados de Arajó y Maraguay, es para Colina un tema de salud pública, que conlleva además a la reubicación de los cerca de 200 pescadores, que ya no pudieron realizar sus faenas de pesca, a otros sectores mientras no se conozcan las consecuencias de este nuevo accidente ambiental.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario