En el estado Barinas mujer asesino a su madre después de haberla amenazado

El homicidio de Albertina Castillo era, como el libro de García Márquez: «Crónica de una Muerte Anunciada» entre sus vecinos y conocidos. La ama de casa, de 51 años, presuntamente asesinada por su hijaRosángela Arias Castillo, vivía su propio calvario con su hija puertas adentro de la humilde vivienda donde murió por más de 40 heridas punzopenetrantes, cerca de la medianoche del 12 de septiembre.

Versiones de vecinos no confirmadas oficialmente, en la calle cinco del sector Francisco de Miranda II en Ciudad Bolivia, capital del municipio Pedraza, estado Barinas, sabían sobre las frecuentes peleas y maltratos de Rosángela a su mamá. A la mujer, de 34 años, Albertina la fue a buscar a Valencia, en el estado Carabobo, porque en la residencia donde vivía ya no soportaban sus trastornos y gritos, sobretodo en la noche.

Allegados dicen que la matricida lidiaba con un cuadro de esquizofrenia que la hacía cambiar de conducta. En ocasiones, amenazó con cortarle la lengua a su mamá para que no interviniera en su comportamiento.

En el vecindario cuentan que Rosángela es una mujer atractiva que se mantenía en forma y bien arreglada. En su juventud quiso ser modelo y tuvo algunas incursiones  en el área, «era una muchacha muy bonita y llamativa», dijo una allegada a la familia. 

Aunque en la minuta policial, la acusada dice que su grado de instrucción es universitario, sus vecinos más cercanos no recuerdan si tiene alguna profesión. Lo que si recuerdan es que antes de presentar trastornos psicológicos, era una joven callada y cordial y que tuvo una pareja con la que convivió en Valencia, capital del estado Carabobo. Relatan que se dedicaba al comercio.

Comaprte esto con tus amigos...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario