La economía de EE.UU. recibió una sacudida tan masiva de la heroína monetaria que ahora no se puede reducir la dosis

El economista estadounidense Peter Schiff opinó este martes en su ‘podcast’ que la política monetaria frente a la pandemia de coronavirus fue «tan extrema» e «imprudente» que la economía de EE.UU. recibió una «sacudida tan masiva de la heroína monetaria» que ahora «no se puede reducir la dosis». 

Esta semana resultó ser buena para los mercados, ya que las acciones subieron y el oro se vendió en medio de las noticias positivas sobre posibles vacunas contra el covid-19. El lunes, la farmacéutica estadounidense Moderna anunció que su fármaco ha mostrado un 94,5 % de efectividad durante la tercera fase de ensayos clínicos. Dos días más tarde, otra compañía norteamericana, Pfizer, presentó los resultados de los ensayos de su vacuna, según los cuales la efectividad alcanzó un 95 %. 

«Sé que son buenas noticias. Si obtenemos una vacuna contra el covid-19, más personas podrán volver a trabajar. Más personas se sentirán cómodas viajando y haciendo todo lo que hacían antes del covid-19 y que ya no hacen. Entonces, todo eso es una buena noticia, solo que ninguna de las malas noticias se reflejó en el mercado de valores», señaló Schiff. 

«El mercado de valores no ha bajado mucho debido al covid-19. Está en niveles récord. Entonces, si el mercado de valores no bajó en absoluto debido a la pandemia, ¿por qué debería subir si la pandemia va a llegar a su fin?«, dijo el economista.

Schiff explicó que, gracias a la Reserva Federal y los estímulos, el mercado ahora está más alto que antes de la pandemia. «Entonces, ¿por qué las noticias positivas deberían ser positivas para las acciones, cuando las noticias negativas no fueron negativas para las acciones?», se preguntó el experto.

Según el economista, los agentes de bolsa saben que realmente no importa lo que suceda con el coronavirus, ya que entienden que fue el dinero barato, las tasas de interés artificialmente bajas y la impresión de dinero lo que hizo que el mercado subiera. «Creo que los agentes reconocen que, incluso si el covid-19 desaparece, ese dinero barato llegó para quedarse. Porque si los agentes creyeran que el fin del covid-19 significaba también el fin de las tasas de interés del cero por ciento y la flexibilización cuantitativa, las acciones no subirían con una vacuna. Se matarían con una vacuna porque la vacuna mataría todos los estímulos«, subrayó Schiff.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló esta semana que el banco central no puede poner fin a las medidas de emergencia demasiado pronto y volvió a pedir al Congreso que apruebe un estímulo fiscal adicional. «Tenemos tanta deuda ahora, los mercados ahora son una burbuja tan masiva que la Fed [la Reserva Federal] no se atrevería a arriesgarse a pincharla«, declaró Schiff, pronosticando que la actual política monetaria seguirá siendo aplicada incluso después de que el coronavirus «ya no sea un problema».

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario