Estudios aseguran que el Sistema Solar se desintegrará antes de lo que se pensaba

Astrónomos y físicos han estado tratando de descifrar el destino final del Sistema Solar durante cientos de años. Un día, nuestro Sol morirá, expulsando una gran proporción de su masa antes de que su núcleo se encoja y se convierta en una enana blanca, y gradualmente goteará calor hasta que billones de años después no sea más que un trozo de roca fría, oscura y muerta.

Pero el resto del Sistema Solar habrá desaparecido para entonces. Según las nuevas simulaciones de un grupo de científicos estadounidenses, los planetas restantes tardarán solo 100.000 millones de años, que es menos de lo que se pensaba antes, en atravesar la galaxia, dejando atrás al Sol moribundo.

«Comprender la estabilidad dinámica a largo plazo del Sistema Solar constituye una de las búsquedas más antiguas de la astrofísica, que se remonta al propio Newton, quien especuló que las interacciones mutuas entre planetas eventualmente conducirían a un sistema inestable», escribieron los autores del estudio, publicado en The Astronomical Journal.

Además, no es solo la dinámica de los objetos inmutables lo que debe tenerse en cuenta, según los astrónomos. El Sol evolucionará dramáticamente a medida que envejece fuera de la secuencia principal, aumentando hasta un tamaño que envuelva las órbitas de Mercurio, Venus y la Tierra y perdiendo casi la mitad de su masa durante los próximos 7.000 millones de años.

Los planetas exteriores sobrevivirán a esta evolución, pero no escaparán ‘ilesos’: dado que la atracción gravitacional de la masa del Sol es lo que gobierna las órbitas de los planetas, la pérdida de peso de nuestro Sol hará que los planetas exteriores se alejen aún más, debilitando su conección con nuestro Sistema Solar.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario