La Cámara de Diputados de Chile inicia el debate para despenalizar el aborto

La Comisión de Mujeres y Equidad de Géneros de la Cámara de Diputados de Chile comenzó a debatir este martes el proyecto de despenalización del aborto hasta la semana 14 de gestación y que, en caso de ser aprobado, modificará el Código Penal que hasta ahora solo reconoce la interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación, si peligra la vida de la mujer o por inviabilidad fetal.

Estas tres causales fueron aprobadas en 2017, ya que hasta entonces la práctica estaba penalizada por completo, pero el movimiento de mujeres del país sudamericano ha seguido luchando para que las mujeres puedan abortar sin restricciones y dejen de ser criminalizadas y estigmatizadas.

Además de las diputadas que avalan el proyecto, en la sesión de este miércoles participaron las líderes feministas Camila Maturana, por parte de la Corporación Humanas, y Gloria Maira, de la Mesa de Acción por el Aborto. También estuvo presente la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Mónica Zalaquett Said, quien es conocida por su conservadurismo y rechazo absoluto al aborto, incluso en el caso de menores violadas.

Maturana reconoció que la aprobación de las tres causales representó un avance fundamental para la protección de los derechos humanos, pero no llega a abordar la realidad de la mujeres en el país, pues continúan vigentes las sanciones penales contra quienes decidan interrumpir su embarazo.

«En el ámbito de la sexualidad y la reproducción, históricamente las mujeres hemos sido objeto de toda clase de controles y tutelas que desmienten nuestra condición de sujetas de derecho, en particular en ocasión del embarazo estas tutelas se exacerban», señaló Maturana, tras lamentar que el ejercicio de libertades sea negado a mujeres y niñas mediante leyes punitivas basadas en creencias morales yreligiosas, que imponen el mandato social de la maternidad.

«En una sociedad democrática y respetuosa de la libertad de pensamiento, las diversas creencias son legítimas, incluso aquellas ideologías que piensan la maternidad como destino principal de las mujeres, lo que no resulta legítimo es que en un Estado laico, como es Chile desde 1925, las creencias religiosas sean impuestas a todos y todas a través de la legislación, y que su no cumplimiento se castigue en el Código Penal», advirtió.

También recordó que en Chile y en el resto de los países en los que el aborto sigue penalizado, el único resultado ha sido una clandestinidad que implica violaciones a los derechos humanos de las mujeres.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario