Portuguesa | El Ivss interviene dos unidades de hemodiálisis en Guanare y Acarigua

En la unidad de diálisis Seneca , en Acarigua, el Ivss también informó de la medida a pacientes y trabajadores.

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) ordenó mediante providencia administrativa, sendas medida de ocupación con intervención total y financiera contra las unidades de diálisis extra hospitalarias La Coromotana, en Guanare, y Seneca, en Acarigua. Estas unidades médicas atienden al menos a 300 pacientes renales crónicos bajo la modalidad de sociedades mercantiles, con contratos de servicio suscritos por el propio Ivss.

De acuerdo al acta de la providencia administrativa 0032, de de fecha 07 de enero 2021, la unidad de hemodiálisis de Guanare salió reprobada en  las inspecciones sanitarias y de planta física e infraestructura realizadas por los expertos de las direcciones de nefrología y de ingeniería y mantenimiento del Ivss.

«Se ha constatado de manera flagrante fehaciente y reiterada el no cumplimiento de las condiciones entre las partes para poder prestar el servicio de salud. Además de que se tienen denuncias y quejas de pacientes sobre el manejo de la unidad», refiere el documento oficial, en relación a la Unidad de Hemodiálisis La Coromotana.

Entre las irregularidades destacadas en el informe se apunta que pese a que  la unidad de diálisis La Coromotana posee una capacidad máxima de ocupación de 120 pacientes, a la fecha solo atiende a 89.

La dirección de nefrología del  Ivss realizó asamblea en la Unidad de Diálisis La Coromotana para escuchar planteamientos de los pacientes | Foto: Ivss

El documento también señala que la Sala A, de pacientes positivos , hay poca iluminación, no hay carro de paro y que las áreas  están desaseadas, presentan filtraciones en el techo y en baños no hay condiciones sanitarias y uno de ellos de usa como depósito de soluciones.

«No existe sala de procedimiento para colocación de catéter y los pacientes que requieren colocación de catéter son referidos al Hospital Miguel Oraá o deben cancelar para su colocación, en un servicio privado, un costo aproximado de $150″, se reseña.

Los pacientes señalaron, según el acta de intervención, que no reciben las diálisis correspondientes y que  la unidad no realiza jornada de accesos vasculares definitivos (fístula arteriovenosa) para dotarlos. Los pacientes que los poseen  pueden estar  propensos a contaminarse, al no realizarse la limpieza en la sala, que no cuenta con desinfectantes.

Respecto de alguna almacenada en tanque, utilizada para las terapias, el acta revela que durante los últimos tres años a este líquido no se le han practicado los estudios  fisicoquímico, bacteriológico ni de toxinas.

Como punto especial, también se explica que de las dos plantas de ósmosis registradas, una está inoperativa. La bomba de impulso está en función inversa al vacío.

Mientras dure la medida de ocupación con intervención total de la unidad de diálisis extrahospitalaria La Coromotana, los trabajadores estarán amparados por el Ivss. Asimismo,  el ente rector de la seguridad social asegura que proveerá recursos para que los pacientes renales puedan ser atendidos en sus hemoterapias.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario