Higuerote | La reconstrucción del naufragio hecha por autoridades de salvamento

Este 15 de septiembre se cumplen 12 días del naufragio de la embarcación Thor, que partió desde Higuerote, estado Miranda, hacia la isla La Tortuga con nueve personas a bordo: siete adultos y dos niños. Lo que comenzó como un viaje de recreación familiar se convirtió en una penosa travesía que mantiene en vilo a los familiares de cinco personas que están desaparecidas y a todo un país que se ha unido en oración para que sean encontradas con vida; sin embargo, expertos marítimos coinciden en que las posibilidades son casi nulas.

El vicecomodoro de la Organización Nacional de Salvamento y Seguridad Marítima de los espacios Acuáticos (ONSA) de Venezuela, Luis Guillermo Inciarte, presentó una radiografía de lo que pudo haber ocurrido el día del naufragio. Inciarte conversó con la única adulta sobreviviente, hasta ahora, Verónica Martínez. Esta es la reconstrucción preliminar de los hechos:

Salida

El viernes 3 de septiembre, a las 9:30 am, salió la embarcación Intermarine Z29, identificada como Thor, desde Puerto Encantado, en Higuerote, junto a otra lancha. La ruta era cabo Codera para luego tomar hacia La Tortuga, una isla donde no hay comunicación. Transcurrido un tiempo, que no ha sido precisado, el capitán de la lancha, David Camblor, decidió regresar, por motivos desconocidos, pero posteriormente retomó el rumbo hacia La Tortuga, desde otra posición. Esta vez iban solos, mar adentro.

“Nunca volvieron a Puerto Encantado. Presumimos que navegaban a baja velocidad y se quedaron atrás, porque en ese momento había otras embarcaciones en el mar. Al cabo de dos horas, debieron haber llegado a La Tortuga, pero sin darse cuenta la dejaron atrás, calculamos que pasaron a siete millas náuticas al oeste de la isla, y hora y media después, se presume que era entre la 1:00 y 2:00 pm, la embarcación zozobró”, acotó Inciarte.

Naufragio

La tesis de que la lancha se fracturó, en medio de un fuerte oleaje, es la que cobra más fuerza. A partir de ese momento, la embarcación tuvo una entrada de agua por la parte delantera, que es la proa, donde queda el camarote, y la lancha se hundió muy rápido, según el experto marítimo, quien aclaró que solo ubicando el casco se puede corroborar esta hipótesis.

“Tras ese incidente, los viajeros intentaron reagruparse en el agua. El primero que quedó aislado fue José Javier Marcano Narváez, quien cedió su chaleco y se aferró a una bombona de gas. Estimamos que el día domingo comenzaron las crisis emocionales importantes y el grupo se separa.

La niñera Verónica Martínez entregó su chaleco a los niños José David (6 años) y María Beatriz (2 años) para que se protegieran del sol. Los niños ya estaban en el salvavidas con su madre, Mariely Beatriz Chacón Marroquín, y ella le recomendó a la niñera resguardarse en una cava, que había sido amarrada a este salvavidas”, contó Inciarte.

Desespero por ayuda

En el mar, la primera persona que perdió el conocimiento fue Vianney Carolina Dos Santos Morales. Cuando su pareja, Alejandro Osorio Graterol, se percata que ella no tiene más fuerza para mantenerse, la abraza y ambos quedan a la deriva. El capitán Camblor, en medio de una crisis de los niños, decidió separarse del grupo para buscar ayuda. Llevaba entonces un chaleco salvavidas. Hasta allí se supo de él.

Sobre Juan Manuel Suárez Torres, quien iba oculto cuando la lancha zarpó, se presume que fue arrastrado por el agua apenas se hundió la embarcación. Durante tres días y dos noches, Verónica y Mariely se mantuvieron con el consumo de fluidos corporales, mientras que los niños fueron amamantados por su madre. Con ello se mantenían hidratados y calmados.

EL PITAZO

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario