Lara | Central Azucarero Pío Tamayo cambió de dueños pero sigue paralizado

En enero de 2021 se inició una alianza entre la Corporación Venezolana Agraria (CVA) Azúcar y la empresa privada Corporación Veinca, sin embargo, a la fecha, no se ha cumplido ninguna de las promesas hechas al momento de la firma del contrato, según los trabajadores que se encuentran en asamblea permanente en El Tocuyo, estado Lara.

“Tenemos un mes en asamblea permanente y solo venimos a cumplir horario, porque el Central está parado. Prometieron que traerían repuestos para activar las máquinas y materia prima para refinar, pero han pasado nueve meses y no han cumplido nada”, dijo Nobel Quetel, secretario general del sindicato de la azucarera Pío Tamayo y vocero de los trabajadores ante Veinca.

Carlos Gutiérrez, ingeniero en agroalimentación, vocero de los trabajadores y con el cargo de analista de laboratorio desde hace 17 años, dijo que ellos apostaron a la alianza para ver surgir al Central Pío Tamayo, una de las instituciones que ha sido fuente de empleo e impulso económico de la ciudad de El Tocuyo

En la actualidad, Nobel Quetel dijo que había 213 trabajadores entre obreros y administrativos más los 42 que quedaron por fuera esperando la jubilación, que tampoco les ha aprobado la CVA Azúcar, ni han sido incorporados en la contratación con Veinca.

“Estamos esperando que envíen los recursos para poder iniciar las labores. Vemos con preocupación que ha pasado mucho tiempo y estamos igual que cuando el Central estaba en manos de la CVA”, agregó Carlos Gutiérrez. Los trabajadores indicaron que dejaron sus años de servicio, con la condición de que la empresa se reactivara, pero ahora no tienen ninguno de los dos beneficios.

Proyecto fallido

Carlos Gutiérrez, en compañía de decenas de trabajadores que están a diario en la entrada principal del Central Pío Tamayo, recordó el proyecto para rescatar el campo y ejecutar un plan de siembra de caña de azúcar, para que la ciudad volviera a tener sus valles fecundos con la materia prima necesaria para la producción.

“Pero en estos momentos la azucarera no cuenta con ningún tractor para iniciar las labores de campo. Esa era la visión, tener nuestra propia materia aquí en El Tocuyo, porque el crudo que estamos esperando no es una solución a largo plazo”, reiteró Gutiérrez.

Todos piden la reactivación inmediata de la planta. “Queremos trabajar y darle vida a nuestro municipio”, dijeron los trabajadores. Mencionaron que los actuales dueños tampoco han cumplido con el pago a tiempo de sus salarios, los cuales apenas superan el salario mínimo nacional de Bs. 7.000.000. El bono extra que lograron negociar, por 9 dólares a la semana, ha sido pagado con retraso, igual que la entrega de un combo “proteico” mensual, que no han recibido en los últimos cinco meses.

Los trabajadores dijeron que ya se han reunido con el actual dueño, Edward Gudiño, quien les manifestó que el Estado le debe unas facturas y que hasta que no les paguen será difícil cumplir con lo acordado previamente. “Nos dijeron que están esperando una plata que les debe el Ministerio de Alimentación, pero eso es algo entre ellos y el consorcio, porque si van a adquirir una empresa de esta magnitud, se supone que deben tener el capital”, razonó Gutiérrez.

Por ahora continuarán de brazos caídos frente al Central Pío Tamayo, en El Tocuyo, que fue fundada por Juan de Carvajal en 1545 y una de las ciudades de mayor antigüedad en el país. Fue capital de la Capitanía General de Venezuela de 1546 a 1548. Ahora sus empresas, calles y monumentos históricos se encuentran en total abandono.

EL PITAZO

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario