Venezuela retoma el control de la petroquímica Monómeros en Colombia

El Estado venezolano recuperó el control sobre la petroquímica Monómeros, con sede en la ciudad colombiana de Barranquilla, según informaron las autoridades de Caracas.

Con esta decisión, la junta directiva designada por el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, asumirá las riendas de la empresa tras años de haber estado bajo el control del equipo nombrado por el exdiputado opositor Juan Guaidó, quien se autoproclamó «presidente encargado» en 2019.

Esta determinación se tomó el lunes durante una reunión entre el superintendente de Sociedades de Colombia, Billy Escobar; el embajador venezolano en Bogotá, Félix Plasencia, y el presidente de la estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven), Pedro Rafael Tellechea Ruiz. En el encuentro se firmó un documento donde se formalizó la resolución sobre la compañía.

La decisión fue aprobada días antes por la Cámara de Comercio de Barranquilla, que aceptó la junta propuesta por Venezuela. Esta estará conformada por Iván Sánchez Hernández y Luis Molina Duque, en la gerencia, y Heifred Segovia Marrero, Eduardo Fernández Anaya, Mary Yerman Nava Olivares y Génesis Ron como miembros titulares ante la Superintendencia de Sociedades, recoge El Colombiano.

Ya a finales de agosto el embajador colombiano en Venezuela, Armando Benedetti, había aseverado que la determinación había sido tomada y que el cambio de la junta directiva de la empresa llevaría unos meses.

«El final de una componenda negativa»

Tras culminar la reunión, el superintendente de Sociedades de Colombia manifestó que ratificaba «la voluntad del Gobierno venezolano de designar una junta directiva».

«Eso se corresponde a la legalidad que se maneja en el Estado colombiano con relación a los dueños de una empresa que tienen la posibilidad de escoger sus directivas, entonces nosotros estamos haciendo el reconocimiento legal de esta situación«, agregó.

Por su parte, el embajador venezolano aseveró que con esta decisión «se recupera el deber ser, el orden, la legalidad y el tránsito cierto de las cosas».

«Este es el final de una componenda negativa para hacer daño, para molestar, para hacer sufrir a los venezolanos y colombianos», expresó.

Plasencia también afirmó que Venezuela celebra que se haya impuesto «el curso natural y normal de la ley», lo que significa el final de la «pretensión injerencista que tanto daño ha hecho en estos últimos años a los intereses sanos de los venezolanos».

RT

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario