El Riesgo País cae debajo de los 2.000 puntos, aunque los precios de los bonos siguen en zona de default

Las adversidades financieras de la Argentina, profundizadas por la tensión política a menos de tres semanas para las elecciones presidenciales, tuvieron un aliciente en las últimas ruedas, con un sensible retroceso del Riesgo País.

El indicador de JP Morgan, que mide la brecha de las tasas de interés entre los bonos del Tesoro de los EEUU y las emisiones emergentes, vuelve a caer debajo de los 2.000 puntos básicos. Aún es una sobretasa propia de un país en cesación de pagos, y muy por encima de los 860 puntos previos a la realización de las PASO, que significaron una amplia derrota electoral para el oficialismo.

Este jueves, el indicador resta 66 enteros para Argentina o 3,2%, a 1.983 unidades, el más bajo desde el pasado 26 de agosto. Con un bono del Tesoro de los EEUU a 10 años que rinde 1,59% (159 puntos básicos), el Gobierno argentino debería convalidar hoy un rendimiento cercano al 18% anual en dólares para que un bono doméstico se aceptado por el mercado.

Los títulos soberanos en dólares que operan en el exterior acumulan cinco jornadas seguidas de recuperación en las cotizaciones. En ese lapso, el Riesgo País cayó 9,5%, más de 200 unidades.

La mejora de los bonos fue más firme “en el tramo más corto de la curva, en un marco en el que los inversores aprovechan los bajos precios tras las caídas de los últimos meses, donde se registraron valores mínimos a comienzos de septiembre”, reseñaron desde Research for Traders.

Los seguros contra un default, denominados Credit Default Swaps (CDS), de Argentina cerraron en 3.755 puntos para emisiones a cinco años.

 El Riesgo País cedió más de 20% o 550 puntos desde el máximo registrado en agosto pasado

El pasado 30 de agosto, el Riesgo País argentino cerró en 2.533 puntos, el rango más alto desde junio de 2005, cuando la economía argentina se recomponía, durante la presidencia de Néstor Kircher, de más de tres años en default, con un histórico canje de deuda. Ahora el indicador exhibe una baja de casi 22% o 550 puntos básicos desde este reciente máximo.

“Si bien se está dando una leve recuperación en los precios ante declaraciones del candidato Alberto Fernández de apuntar a un canje de deuda más amigable sin quita, las cotizaciones actuales contemplan un escenario de una reestructuración más agresiva de la deuda pública”, indicó un informe de Research for Traders.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, precisó que “los activos domésticos continúan transitando una etapa de trading lateral, dado que reconocen que recién luego de los comicios podrían comenzar a llegar los lineamientos del programa económico post ’10-D’”.

Relacionado

Deja tu comentario