El lío del aplazamiento de los Juegos: pesadilla para el atletismo, alivio para la NBA

En la mayoría de deportes los Juegos lo cambian todo: un campeón del mundo puede ser un desconocido en su país si no se cuelga una medalla olímpica. Ocurre en la vela o el judo, ocurre -aunque en menor medida- en el atletismo y la natación. Numerosas disciplinas se organizan alrededor de los Juegos y, por eso, el aplazamiento de Tokio 2020, les obligará a cambiar su calendario de los próximos años.

Pocas horas después de la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI), la Federación Internacional de Atletismo, por ejemplo, ya anunció que su Mundial de 2021 que debía celebrarse en Eugene, en Estados Unidos, pasará muy posiblemente a 2022 en perjuicio del Europeo de Múnich que tenía que disputarse ese mismo verano. La cohabitación será complicada, pero al mismo tiempo obligatorio porque los Juegos son los Juegos. Lo mismo pasa en la natación, que preparaba un Mundial en Fukuoka para 2021; el piragüismo, que tenía Mundial en Copenhague ese año y otro en Dartmouth en 2022; la halterofilia, el remo, el judo, el taekwondo… pero, ¿Qué pasa con los otros deportes?

Para algunas disciplinas, los Juegos son sólo un campeonato más entre un calendario cargadísimo y su cambio de fechas supone un alivio. El caso más importante es el baloncesto. Mientras ciclismo o tenis apenas adaptan los Juegos como una competición más, el baloncesto necesita dejar un hueco de un mes para la cita olímpica y este 2020 los meses no sobrarán. Más allá del Eurobasket de Alemania, República Checa, Georgia e Italia que debía celebrarse ese 2021 y ahora podría pasar el 2022, el descanso será para la NBA.

La crisis del coronavirus ha obligado a la liga de baloncesto estadounidense a transformar su calendario y si los Juegos Olímpicos se hubieran disputado este verano, sus estrellas lo hubieran tenido muy difícil para participar en ambas competiciones. Ahora el panorama es distinto. La NBA podrá disputar sus Finales este año en agosto y el año que viene adaptarse para que los jugadores no tengan problemas.

Según la planificación ya revelada, la idea es que la próxima temporada empiece en diciembre, incluso el 25 de diciembre, y acabe alrededor de junio después de haber reducido la temporada regular. Eso permitiría que LeBron James, Luka Doncic, Marc Gasol y compañía incluso disfrutaran de unas semanas de descanso antes de concentrarse con sus selecciones y disfrutar de la cita olímpica sin problemas.

Relacionado

Deja tu comentario