Al revuelo el ciclismo

Julian Alaphilippe le ha cogido gusto al trono del Tour de Francia. En la previa de la etapa el líder francés de la carrera ya señalaba que el perfil de la crono individual de Pau, de 27,2 kilómetros, le iba bien, que le convenía y que pensaba que podía mantener el maillot amarillo de líder. No tenía tan claro que pudiera ser el mejor en la lucha contra el crono, pero lo cierto es que su puesta en escena en el constante sube y baja de la jornada ha sido de las que los jóvenes ciclistas deberían guardar en las hemerotecas.

+ REVIVE EL DIRECTO DE LA 13ª ETAPA DEL TOUR

Hasta que los cuatro primeros clasificados de la general empezaran su concurso de la etapa, los protagonistas eran, y por motivos bien distintos, Thomas De Gent Van Aert. El primero porque realizaba la crono de su vida, marcando el mejor tiempo en los tres puntos intermedios, y el segundo porque protagonizaba una dura caída después de negociar mal una rápida curva de derechas a poco más de un kilómetro de meta.

Soberbio Enric Mas, que ya acaricia el podio

Ésta era amplia y no era especialmente peligrosa, pero se pegó demasiado al interior. Se enganchó con las vallas y se iba al suelo de forma violenta. La ambulancia lo evacuaba con un profundo corte en la pierna derecha y la clavícula dolorida.

Apasionante duelo entre Alaphilippe y Thomas

Con el permiso de Kruijswijk. El holandés, 4º clasificado de la general, se colaba en la fiesta de Alaphilipe y Thomas, aunque su rendimiento en la crono iría de menos a más, para acabar marcando el 6º mejor registro, a 45” del líder.

Un líder que empezaba a marcar distancias a partir ya del primer punto intermedio, situado en el km 7,7 de la CRI. En Cériset Alaphilippe era 5” más rápido que Kruijswijk y 6” que Thomas, con Alejandro Valverde 8º y Enric Mas 14º. Julian ampliaría en un segundo la diferencia respecto a Thomas en la segunda toma de tiempos (D’Esquillot, km 15,5), por los 5” en la tercera referencia, Jurançon, en el 21,9 kilómetros.

Este sábado, nuevo examen para los ciclistas en el Tourmalet

A partir de este punto se podría pensar que Thomas sería capaz de recortarle algo a Alaphilippe, en una crono en las que los auténticos especialistas penalizaban mucho y en la que los ciclistas más completos, y no tan escaladores, se movían como pez en el agua.

De Gent aguantó en el ‘hot seat’ hasta el paso de casi todos los corredores. Urán no lo bajó de él por un pestañeo, lo que sí hizo Thomas, que le aventajó en 22 segundos. Faltaba por llegar Alaphilippe. Subió como una moto el repecho final antes de la recta última de meta, que hizo sprintando, con la boca abierta, sufriendo y dándolo todo. Puro espectáculo, hasta cruzar la línea de llegada en un estratosférico 35’00”, aventajando en 14” a Thomas. Es decir que en seis kilómetros le había metido 11”. Y notable el rendimiento de Enric Mas, que se coló entre los diez mejores, 9º, en un día en el que Alaphilippe reforzó su reinado en el Tour de Francia a las puertas del nuevo examen de este sábado.

Una etapa mítica en el Tour, con el final en el clásico Tourmalet. Si Julian Alaphilippe mantiene el tipo este sábado habrá que empezar ya a pensar de verdad en que el galo tenga serias opciones de darse un baño de masas en los Campos Elíseos de París el domingo 28 de julio, ¿por qué no?

Relacionado

Deja tu comentario