Guardiola pone voz a las protestas contra la sentencia: «Esta lucha no se detendrá hasta terminar con la represión»

l entrenador del Manchester City, Josep Guardiola, ha pedido a través de un vídeo que la comunidad internacional «presione» para que «España se siente a hablar» con el fin de encontrar «soluciones políticas y democráticas» al «conflicto» catalán.

En el vídeo, de algo más de dos minutos y en inglés, promovido por la plataforma Tsunami Democràtic, que lidera las protestas contra la sentencia del procés, Guardiola señala que la «lucha no violenta» del independentismo catalán «no se detendrá hasta que se termine la represión y se respete el derecho a la autodeterminación como se ha hecho en Quebec o Escocia«.

«Exigimos al Gobierno español que encuentre una solución política y democrática. Lo que pedimos es: España, siéntate y habla. Pedimos a la opinión pública internacional y la sociedad civil que presionen a sus gobiernos para que intervengan en este conflicto para encontrar soluciones políticas y democráticas», ha subrayado.

Por ello, ha llamado a la comunidad internacional a «adoptar un posicionamiento claro a favor de una resolución de este conflicto basada en el diálogo y el respeto», porque a su juicio «solo hay un camino: sentarse y hablar».

La sentencia, dice Guardiola en el vídeo, «es un ataque directo a los derechos humanos, incluidos los derechos de reunión y manifestación, a la libertad de expresión y a un juicio justo», lo que resulta «inaceptable en la Europa del siglo XXI».

«España está viviendo una deriva autoritaria bajo la cual se utiliza la ley antiterrorista para perseguir a disidentes e incluso a artistas por ejercer su libertad de expresión«, denuncia.

«LA REPRESIÓN COMO ÚNICA RESPUESTA»

Según Guardiola, «ni el Gobierno de Pedro Sánchez ni ningún otro Gobierno español han sido suficientemente valientes como para afrontar este conflicto con diálogo y respeto» y, en cambio, han optado por la «represión como única respuesta».

El movimiento independentista, destaca en su intervención, es «transversal, de base, inclusivo y con una larga historia basada en la voluntad de autogobierno de los catalanes» y no es, añade, «ni xenófobo ni egoísta».

Guardiola se significó desde un primer momento como una de las voces públicas que se solidarizaron con los presos independentistas y, de hecho, asumió protagonismo en alguna de las movilizaciones soberanistas previas al referéndum unilateral del 1-O.

En marzo de 2018, el exjugador y exentrenador del Barça fue incluso sancionado con una multa de 20.000 libras (22.500 euros) por mostrar un lazo amarillo en apoyo a los presos durante los partidos de Premier League, Copa de la Liga y FA Cup de Inglaterra.

A continuación reproducimos el comunicado íntegro:

«Hoy se hecho pública en el estado español una sentencia del Tribunal Supremo que es un ataque directo a los derechos humanos: el derecho de reunión y manifestación, el derecho a la libertad de expresión y el derecho a un juicio justo. Este es un hecho inaceptable en la Europa del siglo XXI.

España vive una deriva autoritaria bajo la cual se utiliza la ley antiterrorista para criminalizar la disidencia e incluso para perseguir a artistas que ejercen su libertad de expresión. Los líderes condenados hoy representan a los partidos políticos mayoritarios y a las entidades de la sociedad civil más importantes de Cataluña.

Ni el Gobierno de Pedro Sánchez, ni ningún gobierno español han tenido la valentía de afrontar este conflicto a través del diálogo y el respeto, sino que han optado por la represión como única respuesta.

El independentismo es un movimiento transversal y de base, inclusivo y con una larga historia basada en la voluntad de autogobierno de los catalanes. Ni xenófobo, ni egoísta: es un movimiento que fundamenta su fuerza en el reconocimiento del pluralismo y la diversidad.

Esta lucha no violenta no se detendrá hasta que se termine la represión y se respete el derecho a la autodeterminación, como se ha hecho en Quebec o Escocia. Reclamamos al Gobierno español una solución política y democrática. Lo que pedimos es: «España, siéntate y habla».

Pedimos a la sociedad civil internacional que presione a sus gobiernos para intervenir en este conflicto y encontrar soluciones políticas y democráticas. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a posicionarse claramente por una resoluciónd el conflicto basada en el diálogo y el respeto.

Lo reiteramos, en este marco sólo hay un camino: sentarse y hablar. Sentarse y hablar».

Relacionado

Deja tu comentario