LaLiga pide a la Federación que el Clásico del 26 de octubre se juegue en Madrid

LaLiga ha enviado una petición al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol esta misma mañana para que, dada la situación generada en Cataluña tras el anuncio de la sentencia del ‘procés’, solicitar que el clásico del próximo día 26 de octubre de juegue en el Bernabéu, en lugar de en el Camp Nou, según han confirmado fuentes del organismo a este periódico. Para no perjudicar al sentido de la competición, LaLiga propone intercambiar las fechas del calendario de los partidos entre Barcelona y Real Madrid, de tal modo que el duelo en el Camp Nou se dispute en la segunda vuelta, en la jornada del 29 de ferbrero y 1 de marzo, ante un clima, previsiblemente, menos crispado.

Dado que la competencia del calendario es de la Federación, la LaLiga apela al reglamento del organismo que preside Luis Rubiales para realizar la petición. En concreto, se refiere al cambio de ciudad para el partido por causas de «fuerza mayor», previsto en los artículos 188, 239 y 240 del reglamento General de la Federación. La decisión correspondería al Comité de Competición, que debería recabar información de la Delegación del Gobierno en Cataluña, además de la que aporten los dos clubes implicados.

Según fuentes próximas al Madrid, éste no es partidario del intercambio de fechas. Si la seguridad no está garantizada, el club de Florentino Pérez se inclinaría por la suspensión del encuentro y la disputa en otra fecha. A la espera de una posición formal del club azulgrana, su presidente, Josep Maria Bartomeu quiere que el clásico se juegue en el Camp Nou o se suspenda, pero en ningún caso trasladar excepcionalmente al equipo a Madrid para jugar.

La organización Tsunami Democratic, que ha impulsado las movilizaciones en toda Cataluña, y en particular el cerco al aeropuerto del pasado lunes, ha anunciado una manifestación para el día 26, justo cuando ha de disputarse el clásico. Para la estrategia de comunicación de los independentistas es clave la repercusión internacional, por lo que un partido entre Barcelona y Real Madrid supone una extraordinaria caja de resonancia. Del mismo modo intentaron que el día del referéndum ilegal, el 1-0, no se jugara el partido programado ene l Camp Nou. El vestuario azulgrana se negó. En este ocasión, sin embargo, ha sido el propio club el que se implicado institucionalmente, al emitir un comunicado en el que mostraba su discrepancia con la sentencia emitida por el Tribunal Supremo.

Al estar fijado el horario para las 13.00 horas, la expedición del Madrid debería viajar el día anterior, por lo que se da, asimismo, una situación de riesgo añadido, al tener que incrementar la seguridad en el hotel que pernocte la expedición blanca. El cambio del horario, en cualquier caso, es competencia de LaLiga.

Relacionado

Deja tu comentario