La ATP Cup sirve el primer Nadal-Djokovic del año

Recién incorporada al calendario, la ATP Cup disfrutará de la mejor final posible. Con el cruce entre Serbia y España, Sidney tiene garantizado que se vean las caras Rafael Nadal y Novak Djokovic, en el que será este domingo su primer enfrentamiento desde la final de Roma, que ganó el español el pasado 20 de mayo.

El número uno y el número dos del mundo vuelven a encontrarse en un escenario inédito a lo largo de sus 54 disputas, como grandes protagonistas de una pugna colectiva que abrirán el domingo Roberto Bautista y Dusan Lajovic (08.30 h., Teledeporte). Si la revolucionada Copa Davis que ganó España a Canadá en noviembre fue un auténtico éxito, su reverso, transcurridos menos de dos meses, se encuentra con un desenlace de máximo atractivo.

Renuente a los cambios, el tenis ha entrado en una nueva era con el beneplácito de los acontecimientos. Queda por ver hasta cuándo podrán convivir dos torneos por equipos en un plazo tan breve de tiempo, con las críticas de los propios jugadores, pero en el estreno todo ha funcionado incluso por encima de las expectativas.

España venció a Australia por tres victorias a cero y Serbia superó a Rusia por 2-1, si bien en ambos casos el encuentro de dobles se celebró de manera testimonial, pues las eliminatorias ya estaban decididas. Roberto Bautista, que derrotó a Nick Kyrgios por 6-1 y 6-4, volvió a revelarse como el jugador sólido de toda la semana. Ha ganado sus cinco partidos sin ceder un set. Un día después de sufrir ante David Goffin la primera derrota en 15 partidos, Nadal volvió a sufrir para neutralizar la tenaz resistencia de Alex de Miñaur, al que acabó superando por 4-6, 7-5 y 6-1.

Ante un adversario de cuidado, que le había eliminado en los cuartos de final de la Davis, Serbia se tomó la réplica con las victorias de Lajovic ante Khachanov y de Djokovic ante Medvedev.

‘NOLE’ MANDA EN SUPERFICIES RÁPIDAS

«Va a ser un encuentro complicado contra Djokovic; él ama jugar aquí. Antes que nada tengo que descansar bien esta noche [por ayer] y dormir lo suficiente», dijo Nadal después del encuentro ante la incipiente promesa australiana. Nole domina por 28-26 la serie de más largo recorrido en la era profesional, con ocho triunfos consecutivos cuando se citaron en superficie rápida, 19-7 en el balance. Nadal no gana a Djokovic en pista rápida desde la final de US Open 2013.

Desde que Nadal ganó en Nueva York su cuarto Abierto de Estados Unidos y decimonoveno grande, se ha invertido la tendencia del rendimiento global de ambos en el circuito. Tras abandonar frente a Stan Wawrinka como consecuencia de una lesión en el hombro izquierdo, el serbio, que había ganado a Federer en la final de Wimbledon salvando dos puntos de partido, decayó. Se llevó el título en Tokio y en Paris-Bercy, pero quedó fuera de las semifinales de las ATP Finals y vio cómo Nadal le arrebataba el número 1.

Djokovic venció a Daniil Medvedev por 6-1, 5-7 y 6-4, en la prueba más exigente de los últimos meses. Sin discutir su relevancia, la ATP Cup tiene un alto poder de convocatoria por las fechas elegidas para su disputa. Es un rodaje perfecto, en Australia, a sólo una semana del inicio en Melbourne del primer grande de la temporada.

Como bien apunta Nadal, Nole acostumbra a desenvolverse como un ciclón en este punto del planeta. No en vano, ha ganado siete veces en Melbourne, donde defenderá el título conquistado tras infringir a Nadal el pasado año la derrota más concluyente en sus enfrentamientos en torneos del Grand Slam. De un modo hasta cierto punto comparable a como sucede con el español en tierra batida, Djokovic es un hacha en superficies rápidas. Su juego parece concebido para ellas.

El oropel del partido pasa por encima del carácter colectivo de la ATP Cup. El mismo valor para decidir el primer país campeón tendrá el punto entre Bautista y Lajovic. Quién sabe si habrá que llegar hasta el encuentro de dobles, al que seguramente acabarían sumándose Nadal y Djokovic, nucleares, en todo caso, en el desenlace.

Relacionado

Deja tu comentario