Telefónica se repliega en Latinoamérica y concentra su negocio en cuatro países

Telefónica se repliega en Hispanoamérica. De ahora en adelante, el negocio de la multinacional de telecomunicaciones se concentrará en cuatro mercados: tres europeos –España, Alemania y Reino Unido (a pesar del Brexit)-, y Brasil, el único territorio que invita al optimismo al otro lado del Atlántico. Esta profunda reorganización, que también comprende la creación de una unidad tecnológica y de otra de infraestructuras, serviría para generar «más de 2.000 millones de ingresos adicionales», según los cálculos realizados por la empresa.

«Nuestras operaciones en Hispanoamérica eran hasta hace unos años el motor de crecimiento de la compañía. Sin embargo, las condiciones particulares en estos mercados han impactado en la evolución de nuestros negocios, mermando su contribución en los últimos años por distintos motivos (entorno macro y regulatorio, mayor presión competitiva, una escala insuficiente o la volatilidad de las divisas)», ha expuesto en una detallada carta José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de la compañía.

Tras el consejo de administración, la empresa ha anunciado este plan de acción que da un vuelco a la estructura; tanto es así que Álvarez-Pallete catalogaba su misiva remitida a los accionistas como, «sin ningún género de duda, la más importante» que ha escrito desde que asumiera la presidencia en 2016. En un sector, el de las telecomunicaciones, en reconversión y con las posibilidades de crecimiento limitadas, la compañía se encontró con que su acción caía a mínimos el pasado mes de agosto; tras el verano, la empresa habilitó un plan de bajas voluntarias al que finalmente se han acogido 2.636 trabajadores.

«Las incertidumbres geopolíticas, macroeconómicas y regulatorias, y la elevada competencia en el sector requieren una asignación del capital cada vez más exigente», ha reconocido el presidente. Telefónica pretende «priorizar España, Brasil, Alemania y Reino Unido, como mercados clave», tal y como ha explicado Álvarez-Pallete: «Vamos a concentrar nuestras inversiones para ser aún más relevantes y crecer». Aunque a cierre del tercer trimestre, el grupo estaba presente en 14 países, los cuatro países resaltados concentraban el 63% de los accesos y el 80% de los ingresos, un llamamiento claro de hacia dónde se dirige el negocio.

Pero poner el foco en esas regiones conlleva inevitablemente apartarlo de otras. Así, Telefónica atraviesa una severa revisión de los activos de la compañía en el Nuevo Continente, donde ha desinvertido en repetidas ocasiones durante los últimos años (este mismo mes ha anunciado un acuerdo con AT&T para poder dejar de usar su red propia de antenas). Telefónica ha decidido poner en marcha una sociedad propia para los negocios en Hispanoamérica, un spin-off operativo segregado de la multinacional que se dedicará a esos territorios en horas bajas.

En este ajuste, el consejo ha aprobado además la creación de dos nuevas unidades con amplias miras y un largo recorrido a futuro. Por un lado, Telefónica Tech aglutinará los negocios digitales con alto potencial de crecimiento (ciberseguridad, IoT/Big Data y cloud). Por otra parte, Telefónica Infra, apoyada en los activos de la sociedad participada Telxius, se dedicará al ámbito de las infraestructuras, fundamentales para operar en el negocio de las telecomunicaciones.

Relacionado

Deja tu comentario