Felipe VI asegura a empresarios que mantiene en agenda ir a Barcelona con sus hijas la semana próxima

Los empresarios pidieron ante el Rey recuperar la normalidad en Cataluña cuanto antes y Felipe VI trasladó en privado en corrillos a miembros del Instituto de Empresa Familiar (IEF) que precisamente por ese motivo su intención es mantener los actos de la Fundación Princesa de Girona en Barcelona la próxima semana, según pudo saber EL MUNDO.

Fuentes de Zarzuela corroboran a este diario que «la agenda se mantiene» y resaltan la importancia de trasladar estabilidad y normalidad. Se trata del décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona con entrega de premios y el deseo del Rey es acudir con la Reina y sus dos hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, tal y como hizo recientemente en Oviedo. Zarzuela asume la imposibilidad de hacerlo en Girona, pero, pese a la dificultad, insiste en los actos programados en el Palacio de Congresos de Barcelona.

El Rey inauguró ayer el Congreso de la Empresa Familiar que organiza el IEFen Murcia en esta XXII edición y escuchó de primera mano la preocupación empresarial por Cataluña y el deseo de poner fin cuanto antes a la violencia. El presidente del IEF y del grupo Gestamp, Francisco J. Riberas, afirmó que «es muy peligroso proyectar esta imagen ante los clientes e inversores internacionales por más tiempo». Riberas, que habló en nombre del centenar de grandes empresarios que componen esta asociación, señaló que «es preciso recuperar la normalidad lo antes posible» y mostró la «solidaridad» del IEF «con los ciudadanos y empresas que intentan continuar en Cataluña con su trabajo cotidiano a pesar de la violencia y las protestas de los últimos días».

Este empresario hizo un guiño al Rey por la intervención de su hija en la entrega de Premios Princesa de Asturias. «Para todos nosotros, como empresas familiares, es una gran satisfacción comprobar la gran profesionalidad e ilusión con la que prepara el futuro una institución como la Monarquía es que es el símbolo máximo de unidad y estabilidad en nuestro país».

El Rey se salió su discurso para agradecer esas palabras y desvelar que la Princesa «se está preparando con enorme afán y responsabilidad, con unos padres que le transmiten cariño, exigencia y sentido de la responsabilidad para ese futuro que para ella, para las dos, va a ser de servicio permanente a España». Recordó que no sólo es Princesa de Asturias, sino también de Girona y Viana.

Limitó su alusión a Cataluña para enviar «un mensaje de afecto a las personas afectadas por las fuertes lluvias de las última semanas y días». También ha mencionó al resto de comunidades perjudicadas empezando por Murcia, la ciudad anfitriona.

El Rey recibió al concluir una ovación especialmente cerrada al terminar su discurso que miembros del IEF consultados interpretan como un respaldo empresarial a su posición en Cataluña en defensa de la legalidad y la Constitución.

Por el contrario, el auditorio mostró malestar y protestas cuando se les comunicó que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no acudirá hoy a clausurar el congreso como se había comprometido. El líder socialista ha optado a última hora por evitar un encuentro con el IEF, que fue crítico con su política económica el pasado año, y ha confirmado su asistencia en cambio a un mitin del PSOE en Palencia a la misma hora.

Felipe VI se muestra cómodo en este tipo de encuentros con los empresarios familiares a los que considera «referencia económica y social de España». Incluso hizo implícitamente un cierto paralelismo con la Monarquía. «Las empresas familiares llevan en su ADN la cultura de unos valores que se transmiten de generación en generación. Así se va configurando una cultura emprendedora, vital y comprometida que es clave preservar y extender, pues es patrimonio de todos».

Riberas aprovechó también su discurso para recalcar las dificultades de la economía española por la fragilidad política. «Llevamos ya varios años con gobiernos en funciones o inestables». La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, que acompañó al Rey a la inauguración respondió: «No puedo estar más de acuerdo en que es necesario un gobierno fuerte». Calviño aludió así a la necesidad de que el PSOE rompa su actual racha en las encuestas y logre un resultado que le permita gobernar. La ministra ha admitido que la situación económica es de «enfriamiento», aunque lo centró en el entorno exterior.

El presidente de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras, miembro del PP, defendió por su parte que las elecciones deben permitir gobernar al que tenga «soluciones efectivas», sin mencionar expresamente a su partido.

Riberas recalcó que el lema del congreso es un paso adelante en el sentido de que los empresarios quieren impulsar un gran pacto de Estado para la educación, porque se da la paradoja, en su opinión, de que en un país con un 14% de paro, las empresas tienen dificultades para contratar personal por falta de perfiles adecuados.

Relacionado

Deja tu comentario