Italia premiará el pago con tarjeta para evitar la evasión fiscal

l Consejo de Ministros de Italia aprobó este lunes una actualización del Documento de Economía y Finanzas (DEF), que marca la política económica que el Ejecutivo transalpino seguirá en los próximos años, en el que contempla un déficit del 2,2% para 2019 y 2020, una décima más de lo prometido a la UE. El Gobierno del primer ministro Giuseppe Conte confirmó que el país transalpino tendrá unos presupuestos expansivos pero sin descuidar el objetivo de reducir la deuda pública que en 2018 superó el 134% del Producto Interior Bruto (PIB).

El DEF es un texto de carácter trienal que comprende medidas que más tarde el Parlamento deberá convertir en leyes. El principal objetivo del Ejecutivo de Giuseppe Conte era encontrar los 23.000 millones necesarios para neutralizar el aumento del IVA. Para ello, el Gobierno adelantó que destinará casi 29.000 millones de euros al plan presupuestario de los que más de la mitad corresponden en buena parte a medidas contra el fraude fiscal y la revisión del gasto público. «No resolveremos nunca los problemas de este país si no ponemos fin a la evasión fiscal», aseguró el ministro de Economía, Roberto Gualtieri, presentando el documento en rueda de prensa.

Entre las principales novedades incluidas en el texto destaca la introducción de una suerte de premio para incentivar a los italianos a utilizar las tarjetas de crédito y débito y abolir el uso del dinero en efectivo en un país donde sólo el 14% de las compras se realizan con tarjeta, según un informe del Banco Central Europeo.

El objetivo de esta medida es evitar la evasión fiscal que cada año cuesta al país transalpino cerca de 100.000 millones de euros, de los cuales unos 35.000 millones por IVA no pagado, según estimaciones del Ministerio de Economía italiano. La hipótesis que está estudiando el Gobierno es restituir hasta 475 euros a los contribuyentes que el año precedente hayan gastado hasta 2.500 euros en compras con tarjeta. El Ejecutivo transalpino calcula que la medida permitirá recuperar unos 4.000 millones de euros.

La reciente alianza del Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Demócrata ha actualizado el cuadro macroeconómico avanzado por el anterior Ejecutivo, que fijó un crecimiento del 0,8% para el 2020, un déficit del 2,1% del PIB y una deuda del 131,3%. Respecto al déficit, el Gobierno italiano estima ahora que el umbral caerá desde el 2,2% fijado para el 2020 hasta el 1,8% en 2021 y al 1,4% el año siguiente. En concreto significa más de 14.000 millones de euros adicionales. Una flexibilidad en las cuentas públicas que Italia espera obtener gracias a la mejora de las relaciones entre Roma y Bruselas, un año después de que el anterior gabinete desafiara a la UE con unos ambiciosos Presupuestos que elevaban el déficit del país ignorando el Pacto de Estabilidad europeo.

«Estamos convencidos de poder dar un cambio de ritmo a la política económica con la próxima Ley de Presupuestos y de que se ha abierto una oportunidad para diseñar reformas incisivas y relanzar la economía italiana», aseguró el ministro de Economía transalpino. En las próximas semanas el Gobierno italiano enviará a Bruselas el borrador de los Presupuestos Generales que deberán ser aprobados en el Parlamento antes de finales de año.

Relacionado

Deja tu comentario