Fridman se querella contra Pérez Dolset por supuesta fabricación de documentos

El empresario Mijaíl Fridman, propietario de la cadena de supermercados Dia, ha decidido pasar al ataque contra el dueño del Grupo Zed, Javier Pérez Dolset, y ha interpuesto contra él una querella por falsedad y estafa procesal.

El magnate ruso, que se encuentra investigado en estos momentos por la Audiencia Nacional por urdir una presunta trama para hundir la firma de este último, sostiene que ha sido acusado por el empresario español mediante documentación ficticia en la que incluso figuran identidades de ciudadanos rusos directamente inventadas.

Según Fridman, Pérez Dolset ha utilizado al menos tres documentos fabricados que «han inducido a engaño a la Fiscalía, a la Policía Judicial y eventualmente al juzgado» y que «contienen indicios pretendidamente inculpatorios». Sobre estos documentos se sustentan, a su juicio, las «presuntas maniobras llevadas a cabo por accionistas rusos para el bloqueo institucional y económico de la compañía Zed Worldwide, S.A., con la finalidad de apoderarse de la sociedad a precio irrisorio y muy inferior al de mercado».

Por estos hechos declaró recientemente Fridman ante la Audiencia Nacional, que ya apuntó la falsedad de los documentos utilizados contra él por Pérez Dolset y atribuyó la quiebra de la empresa tecnológica de este último a su «gestión indebida», al tiempo que destacó que nunca llevó a cabo una oferta de compra por Zed.

En este sentido, la querella de Fridman, confeccionada por los letrados Jesús Santos y Víctor Mercedes, de Baker & McKenzie, alude, por ejemplo, a una comunicación de fecha 16 de octubre de 2014 en la que «un empleado ficticio» vinculado indirectamente a las sociedades del Grupo Letterone de Fridman, señala: «Tendremos que anular los contratos y ejercer presión sobre las empresas hasta que el precio se reduzca al mínimo». Este empleado fantasma recibe el nombre de «S. Sokolov» y, según Fridman, es un nombre inventado. «No hay ninguna persona con ese nombre empleada en Vimpelcom», señala su querella.

SOKOLOV, EL TRABAJADOR INEXISTENTE

Pero es que el trabajador inexistente Sokolov todavía figura en otro documento, un correo electrónico fechado el 15 de marzo de 2015 que fue aportado por Pérez Dolset.

Al mismo tiempo también considera mendaz un memorándum teóricamente enviado por Fridman el 29 de mayo del año 2013 al director general de la filial rusa de Vimpelcom con el que se le atribuye el conocimiento de la situación financiera de la compañía.

La querella subraya que Fridman «solamente era accionista minoritario indirecto de Vimpelcom y miembro del Consejo de Supervisión, sin ningún control sobre la compañía y ninguna participación sobre la gestión y la toma de decisiones».

Al mismo tiempo recuerda que a Pérez Dolset «ya se le ha atribuido anteriormente la presentación de documentación falsa en sede arbitral, como dejó constancia la Sala de lo Mercantil del Tribunal de Ámsterdam en febrero de 2016 cuando señaló que ‘manipuló de forma fraudulenta documentos’, concretamente 16 correos electrónicos».

Por todo ello Fridman pide que Pérez Dolset sea investigado por la comisión de un delito de falsedad en documento privado y otro de estafa procesal en grado de tentativa por haber introducido la documentación supuestamente ficticia en un procedimiento penal.

Relacionado

Deja tu comentario