Acusan de agresiones sexuales al embajador que en el impeachment implicó a Trump en el Ucraniagate

Tres mujeres han dado un paso al frente y denunciado que fueron agredidas sexualmente en el pasado por parte del embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, un testigo clave del proceso de juicio político que se está llevando a cabo contra el presidente estadounidense, Donald Trump, y quien ya ha rechazado categóricamente las acusaciones en su contra.

Los testimonios de las tres mujeres han sido publicados este miércoles por la revista ‘Portland Monthly’ y el portal web de investigación ProPublica, unas supuestas agresiones sexuales que ocurrieron hace más de una década, cuando Sondland era sólo un conocido empresario hotelero de la costa pacífica al que le gustaba fanfarronear sobre sus contactos con la Casa Blanca.

Según las tres denunciantes, el ahora diplomático nombrado por Trump para su actual cargo en el verano del 2018, decidió tomar represalias profesionales contra ellas cuando rechazaron sus insinuaciones sexuales, en diferentes episodios que tuvieron lugar en hoteles de su propiedad en las ciudades de Portland (Oregón) y Seattle (Washington) entre 2003 y 2010.

Una de ellas, identificada como Nicole Vogel, es la dueña de Portland Monthly, quien ha explicado que conoció a Sondland en 2003 en una cena de trabajo en la que buscaba inversores para su revista. Según su relato, tras llevarla a la habitación de uno de sus hoteles se abalanzó sobre ella e intentó besarla. La mujer contó que logró escapar y semanas después recibió un correo electrónico comunicándole su decisión de no invertir.

Otra de las denunciantes, Jana Solis, ha revelado que a ella le ocurrió en 2008, cuando buscaba empleo en su hotel. Según su testimonio, durante un almuerzo en el que hablaron del puesto, Sondland estuvo «flirteando» todo el tiempo con ella. «Al final me dijo, ‘ya fue suficiente, estás contratada. Felicidades. Eres la nueva chica de mi hotel'», ha relatado la mujer, quien ha asegurado que minutos después le dio una palmada en el trasero.

Meses después vivió otro episodio incómodo cuando la invitó a subir a su ático privado en otro de sus hoteles. Sondland le ofreció una copa de vino y se sentaron en el sofá y cuando quiso darse cuenta se había abalanzado sobre ella y empezó a besarla. «Gordon, no sé qué decir. Me gustaría seguir trabajando contigo pero no creo que sea posible», recuerda que le dijo ese día.

La tercera mujer que ha asegurado haber sido víctima de sus abusos se llama Natalie Sept. Según su testimonio, conoció al empresario durante un desayuno de trabajo en el que coincidieron en el 2010 y, días más tarde, la invitó a cenar para hablar, según ella, de un posible empleo. Todo iba muy bien y salieron a tomar una copa a otro bar, donde empezó a sentirse incómoda y, cuando quiso marcharse, Sondland intentó besarla.

«Estas falsas acusaciones de besos y tocamientos no deseados han sido fabricadas y coordinadas por motivaciones políticas. No están fundamentadas en hechos y las niego todas categóricamente», ha respondido Sondland tras darse a conocer las denuncias en su contra a través de un comunicado publicado en su página web, en el que ha anunciado también su intención de demandar a la revista y al portal.

El embajador, quien acudió la semana pasada al Capitolio a testificar sobre su papel en el ‘Ucraniagate’, un testimonio que perjudicó a Trump, negó las acusaciones y dijo tener claras sus motivaciones. «Tanto los tiempos como las fuentes parece que buscan de manera muy obvia de socavar la credibilidad del embajador Sondland como testigo», según su abogado Jim McDermott.

Relacionado

Deja tu comentario