Keith Richards: «Ya no desayuno con heroína ni con alcohol»

«Ya no desayuno con heroína ni con alcohol», se sinceró Keith Richards, el guitarrista de los Rolling Stones, en una extensa entrevista que ofreció al diario español El País, en plena promoción de la reedición del que fue su primer disco en solitario, «Talk is Chea, que sacó en 1988 tras estallar de furia contra Mick Jagger. 

A sus 75 años, su vida parece liberada de algunos antiguos vicios. Aunque reconoce que a su edad los hábitos están bastante arraigados. Richards aseguró que hace unos meses dejó de beber. «Ah, sí, menudo aburrimiento», afirmó el músico, pero luego aclaró: «Bueno, a ver, soy Keith Richards. Tampoco voy por ahí diciendo: ‘No bebo’. Bebo copas de vino o cervezas en comidas o cenas».

 Si te encuentro en un bar y me dices: ‘¿Quieres un trago?’ ¡No lo rechazaría! No soy un puritano. Es sólo que ya no está en mi menú diario

El guitarrista dice beber solo vino y cerveza, y que «el experimento se ha acabado. Ya me pasó antes con las drogas, como con la heroína. Ya no desayuno con heroína o alcohol». Pero, añade, «en mi vida he sido incapaz de dejar nada.

Keith Richards y Mick Jagger en 1967 (Grosby Group)

Keith Richards y Mick Jagger en 1967 (Grosby Group)

«Quiero a mi familia, a mis hijos, a mis nietos. He aprendido a ser abuelo. Eso es todo. Toda mi filosofía de vida puede resumirse en que, después de todo, he aprendido a ser abuelo», afirmó el músico que tiene cinco hijos y está casado con la ex modelo estadounidense Patti Hansen desde 1983.

Por otro lado, el británico confesó que el álbum «Talk is Cheap», que el 29 de marzo se lanza con motivo de su 30 aniversario, fue «una forma de tocarle las narices a Mick. Ventilé todo lo que tenía que ventilar. Pero ya pasó«.

Richards sacó el disco después de que el líder de la banca publicó dos discos en solitario (She’s the Boss en 1985 y Primitive Cool en 1987), lo que le molestó a él y al resto. Luego, los Stones se reconciliaron.

«Tocar en los Rolling Stones es más fácil que hacerlo en otras muchas bandas. Es más fácil juntarse siempre con los mismos chicos que ir cambiando. Somos un conjunto de grandes músicos que hacemos algo más grande que se llama banda. Es una química que solo existe cuando estamos juntos. Somos los Stones», afirmó.

Considera que uno de los mayores piropos que han recibido procede de Bob Dylan, quien dijo que «no habrá ninguna banda como los Rolling Stones. No tienen sustitutos».

Richards  también recordó cómo entró el rock and roll en su vida: «Tenía una radio muy mala en mi habitación y trataba de conectarla a un programa nocturno que había en Inglaterra. Me dejó petrificado escuchar una noche a Jerry Lee Lewis con Great Balls on Fire. También a Elvis Presley con Hound Dog».

Con ellos -continúa- «me ponía a dar vueltas por la habitación. Otra noche escuché a Little Richard cantando y sentí que me decía algo a mí solo. Algo como: Sal ahí fuera y conoce más de todo esto».

Los Rolling Stones preparan una gira por los Estados Unidos para este año y trabajan en otro disco de blues luego de «Blue & Lonesome», publicado en 2016.

Relacionado

Leave a Comment