Globos de Oro: Sucession, Fleabag y Chernobyl triunfan en la noche de la debacle de Netflix

La pila de nominaciones de Netflix, 17 en total en televisión, se quedó solo en eso. Succession, de HBO, y Fleabag, de Amazon, fueron las grandes triunfadoras de la noche en la 77 edición de los Globos de Oro en el apartado televisivo. La primera, con dos premios, se alzó con la corona de mejor drama de la noche por delante de The Crown, su presunta gran amenaza. Y Phoebe Waller-Bridge volvió a tener otra gala rotunda tras arrasar en los Emmy con Fleabag. La británica se quedó con el Globo de Oro a mejor comedia y a mejor actriz, dos de los tres premios a los que aspiraba su creación.

Chernobyl, también de HBO y quizá lo mejor de lo que desfiló en toda la concatenación de premios televisivos, hizo lo propio como mejor miniserie del año, en una categoría en la que estaban UnbelievableFosse/VerdonThe Loudest Voice y Catch 22. Terminó con dos premios.

Eso sí, Olivia Colman sacó a relucir la bandera de Netflix por primera y única vez en la gala al llevarse la estatuilla dorada a mejor actriz en una serie de drama por The Crown en su tercera temporada. El suyo es el tercer galardón que le otorga la Asociación Extranjera de Prensa y el segundo consecutivo tras el de mejor actriz por La favorita.

Rodeado de todo su clan en la serie, Brian Cox se impuso en la categoría de mejor actor de drama por Succesion, en una noche a la que solo le faltó el galardón a Kieran Culkin como mejor secundario haciendo del desquiciante niñato millonario.

ELLAS DIERON LA NOTA DE COLOR

Previsible y sin salirse del guión, como en las categorías dedicadas al cine. Sólo el arrojo de ellas sobre el escenario ayudó a darle una nota de color al guión. Patricia Arquette no dejó pasar su oportunidad de largar un discurso político al subir a recibir el premio como mejor actriz secundaria en una miniserie o película por The Act. Descargó contra el presidente Trump y sus ínfulas bélicas contra Irán para pedir el voto en 2020, confiando en un mundo mejor para sus hijos.

Michelle Williams hizo lo propio durante sus instantes de gloria, ganadora del premio a mejor actriz por una miniserie, Fosse/Verdon en su caso. Pidió a las mujeres que voten en las próximas elecciones en su «propio interés. Es lo que los hombres han hecho y por eso el mundo se parece tanto a ellos. Hagamos que se parezca un poco más a nosotras».

También Russell Crowe, ausente, le puso más chicha que muchos de los presentes. Para él fue el premio a mejor actor en una miniserie o película para televisión. El galardón no lo pudo recoger por estar «protegiendo a su familia» de los brutales incendios que han asolado Australia en las últimas semanas. Aprovechó, eso sí, para lanzar un mensaje global de lucha contra el cambio climático que leyó Jennifer Aniston. Este año, las llamas en el país oceánico han sido el tema recurrente.

Relacionado

Deja tu comentario