Isabel Díaz Ayuso presenta su Gobierno en Madrid como contrapeso al de Pedro Sánchez

No ha mencionado ni una sola vez el nombre de Pedro Sánchez en casi una hora y media de discurso, pero a pesar de la elipsis deliberada la futura presidenta de la Comunidad de Madrid ha dejado este martes meridianamente claro que el Gobierno regional que va a encabezar durante los próximos cuatro años será un contrapeso del Ejecutivo central liderado por el PSOE. En la primera de las dos sesiones del Pleno para su investidura, que concluirá el miércoles con la votación de los diputados en el Parlamento de VallecasIsabel Díaz Ayusose ha mostrado dispuesta a dar la batalla a la izquierda tanto por el flanco ideológico como por el de la propuesta de medidas antagónicas concretas.

Como ejemplo gráfico de esto último, la candidata del PP ha colocado sobre el tapete la cuestión tributaria, seña de identidad del liberalismo económico que defiende el bloque del centroderecha y cuestión que de forma elocuente marca sus diferencias con los rivales situados al otro lado del espectro político. Además de anunciar que aplicará «la mayor rebaja fiscal de la historia» de la región, la aspirante popular se ha comprometido a acometer «las rebajas de impuestos necesarias para compensar, en lo posible, la voracidad fiscal del Gobierno socialista».

Ya en el terreno de las ideas y en tono presidencialista, Ayuso ha señalado que «en un momento tan convulso políticamente» Madrid va a ser una «pieza clave» para el país. «La defensa de los propios intereses de las regiones no puede ser utilizada para cuestionar el orden constitucional y menos aún para ir contra la nación más antigua de Europa, patria común e indivisible de todos los españoles, tal y como dice nuestra Constitución«, ha indicado.

ADVERTENCIAS A PEDRO SÁNCHEZ

Quien será a partir de esta semana la baronesa con mayor poder territorial del PP, completamente alineada con las tesisdel presidente de su partido, Pablo Casado, ha mandado así una advertencia entre líneas ante la posibilidad de que Sánchez pueda revalidar su mandato al frente de La Moncloacon el apoyo de nacionalistas e independentistas y, de paso, censuraba el nombramiento de la presidenta de Navarra, María Chivite, gracias al apoyo de Bildu. Explícitamente ha criticado los «homenajes a miembros de ETA, incluso fomentados por administraciones públicas», que han sido excarcelados recientemente.

«No podemos consentir que, en un Estado de Derecho, el verdugo tenga más reconocimiento que la víctima(…). Hay algunos que se empeñan en no cumplir la ley», ha proclamado Ayuso en clave nacional primero, para descender después al escalón autonómico. «Desde la Comunidad de Madrid defenderemos la memoria y dignidad de las víctimas de todas las formas de terrorismo. Plantaremos cara a quienes pretenden tergiversar la historia y manchar su recuerdo», ha asegurado antes de anunciar la creación de una Consejería específica de JusticiaInterior y Víctimas del Terrorismo.

En un discurso cuajado de guiños a Vox, a quien necesita además de a Ciudadanos para su investidura, la octava presidenta ha incluido el de que luchará «ante cualquier tentativa de socavar la unidad de España, parta de donde parta». Además, ha subrayado que el Ejecutivo madrileño no a va a permanecer callado ante el «proyecto totalitario» de «quienes quieren secuestrar la soberanía para imponer la ruptura (…) por mucho que el actual Gobierno de la nación quiera mirar hacia otro lado».

«LA VOZ PLURAL DE LOS ESPAÑOLES»

«La voz de Madrid es la voz plural de los españoles, que aquí encuentran un espacio de acogida y de libertad perfectamente compatible con la lealtad a la nación española. Tenemos una especial responsabilidad. La tengo yo también como representante del Estado en esta Comunidad. Y la voy a ejercer denunciado cualquier concesión, cambalache o maniobra cortoplacista dirigida a obtener algún beneficio político de este grave ataque a la unidad nacional», ha puntualizado Ayuso con vehemencia.

La presidenta ha dicho también en su intervención que el Gobierno de coalición que va a compartir con Ciudadanos -es la primera vez que se estrenará esta fórmula en la Puerta del Sol– va a garantizar una región segura «en todos los conceptos», desde el jurídico al de la transparencia pasando por la «tolerancia cero» frente a la corrupción. En ese momento los diputados de los grupos de izquierda con representación en el hemiciclo han empezado a aplaudir con ironía, pero la candidata popular ha hecho caso omiso y ha seguido adelante con una intervención en la que sí mencionó a dos de sus predecesoras en el cargo, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes -para quienes la Fiscalía ha pedido su imputación en Púnica por la presunta caja b del PP madrileño-, pese a haberse desmarcado públicamente de ellas hace tan sólo una semana.

Ésa ha sido prácticamente la única mención implícita que Ayuso ha hecho a los casos judiciales de su partido, ya que trató en todo momento de desviar el foco hacia el PSOE, a quien también ha acusado de tratar de «igualar por abajo» a los ciudadanos, «como pretende hacer en el ámbito educativo». «No es la realidad que queremos y los madrileños nos tienen de su lado para que el intervencionismo de izquierdas no llegue a sus vidas. En un momento en el que el Gobierno socialista nos lleva nuevamente a la recesión y lo niega, Madrid seguirá a la cabeza económica del país», ha concluido.

Conforme a los criterios de

Relacionado

Deja tu comentario