“Su partida sí fue algo positivo para Bolivia”: Almagro sobre Evo Morales en entrevista con Conclusiones

Hoy hay una responsabilidad política clara de Evo Morales que lo lleva a renunciar”, aseguró Luis Almagro, secretario general de la OEA, durante su entrevista con Fernando del Rincón en Conclusiones. Almagro habló en detalle de la situación que atraviesa Bolivia tras las cuestionadas elecciones de octubre, la auditoría realizada por la organización que lidera y la renuncia del expresidente Morales, a la que calificó como “algo positivo” para el país.

Durante el diálogo, el secretario general explicó su versión del momento en que Morales le solicita a la OEA que no publique el resultado de la auditoría, lo que tildó de “inceptable”. En la conversación también se abordó la situación en Nicaragua con Daniel Ortega y lo que Almagro denomina un patrón de desestabilización de Venezuela y Cuba en otros países latinoamericanos. Aquí la entrevista completa.

Fernando del Rincón: Déjeme entrar de lleno con un tema que sin duda alguna generó mucha polémica y después hubo muchas dudas. Estoy hablando de Bolivia. Una visita que realizó usted en mayo de este año a Bolivia fue interpretada por muchos como un espaldarazo para la reelección de Evo Morales. Sin embargo, ahora la OEA tuvo un papel muy importante con el tema de la auditoría. Yo le pregunto: ¿usted cree o interpreta esto como una reivindicación del resultado de la auditoría ante los bolivianos, que después de esa visita que tuvo usted dudaban de la capacidad de la OEA, no solamente durante la elección, sino también la auditoría? Incluso había voces que decían no queremos la auditoria de la OEA por esa visita que había hecho. ¿Siente usted que eso fue una reivindicación tanto de la OEA como de Luis Almagro ante los bolivianos?

Luis Almagro: Siempre lo que tenemos para ofrecer de la Organización de Estados Americanos, desde la Secretaría General, de los órganos políticos, es la seriedad del trabajo de la organización para asumir la agenda regional. En este caso, en Bolivia, fue un proceso que comenzó con esa visita en mayo cuando firmamos los acuerdos que permitieron la instalación de la misión de observación electoral. A partir de ahí, como hemos trabajado el tema electoral, la integralidad de ese proceso electoral durante todo este tiempo. Son procesos evolutivos en la política. No hay fórmulas mágicas. Simplemente estamos haciendo trabajo de acumulación política de confianza y vamos, obviamente, apuntando a generar las condiciones que nos permitan dar certezas. Eso es lo que necesitan los pueblos. El pueblo boliviano, en este caso, necesitaba certeza respecto a su proceso electoral. Y definitivamente la Organización de Estados Americanos, las capacidades que tiene la misma para observar, es un proceso, iban a hacer la diferencia en cuanto al resultado, y cómo ese resultado iba a ser visto. Por lo tanto, desde el comienzo de las negociaciones, hasta el informe final de la auditoría que saldrá en estos días, más el acompañamiento al próximo proceso electoral, es toda una secuencia de gestiones, negociaciones y trabajo que apunta a respetar la voluntad del pueblo boliviano que fue desde nuestra perspectiva, lo que nos interesaba desde el comienzo.

Fernando del Rincón: ¿Usted se arrepiente de haber realizado esa visita en mayo al expresidente Evo Morales o lo haría de nuevo?

Luis Almagro: Lo tendría que hacer de nuevo. Sin esos eslabones fundamentales en ese proceso no hubiéramos llegado nunca a tener la posibilidad de culminar nuestro trabajo con el informe de la misión de observación electoral y con el informe preliminar de la auditoría y el informe final de la auditoría que saldrá próximamente. Todos estos trabajos son de acumulación política. Si quería alguno que empezáramos por el final no iba ser posible. Todo este proceso apuntaba a un objetivo claro que en definitiva fue trabajado de esa manera y era dar certeza a la gente y eso puede ser una satisfacción profesional. Pero ya estamos enganchados con el siguiente proceso por lo tanto tendremos que seguir trabajando.

Fernando del Rincón: Cuando le pregunté en su momento si la reelección es un derecho humano, el secretario Almagro, me lo dijo aquí, para mí no es un derecho humano. ¿Se acuerda no?

Luis Almagro: Sí, lo recuerdo perfectamente. Desde el punto de vista de la opinión del secretario general no es un derecho humano y nunca lo fue en mi conceptualización política y filosófica, y siempre lo hemos expresado de esa manera. Me gustaría, definitivamente, que esto sirva para que tengamos una opinión consultiva de la Corte Interamericana que radique esa duda de una vez por todas, y que ya ese argumento no sea nunca más utilizado en el continente porque los precedentes al respecto han sido muy negativos y por lo tanto es hora de dar un paso adelante, que este tema quede resuelto. Si lo pudo hacer la Comisión de Venecia a nuestro pedido, es hora que lo haga la Corte Interamericana de Derechos Humanos y salimos de este tema definitivamente y ya no dependemos de ningún precedente para establecer la opinión constitucional que corresponde. Ojalá que tengamos siempre también tribunales electorales que no permitan estas cosas, que sean independientes, que no permitan estas cosas, poderes legislativos, judiciales que no permitan eso es fundamental y verdaderamente un punto crucial del fortalecimiento democrático del continente. Esta es una de las cosas que tenemos que responder de una forma definitiva.

Fernando del Rincón: La Corte Interamericana tiene que hacerlo, pero en su momento no lo hizo. ¿Estuvo a la altura de las circunstancias? Porque a partir de eso es que vimos todo este desastre en Bolivia. Tal vez si la Corte Interamericana hubiera tomado una decisión, tal vez las cosas serían diferentes. ¿Cree que estuvo a la altura o le faltó?

Luis Almagro: No vamos a mirar para atrás, no vamos a juzgar el pasado, sobre todo que este proceso ha logrado finalmente encausarse en una dinámica de democratización y de reinstitucionalización. Pero sí es importante que ocurra hacia el futuro y que eso que hizo la Comisión de Venecia en su momento, que podemos argüir que también lo debería haber hecho la Corte o la Comisión, se haga en el futuro. Eso es absolutamente necesario. Y a esta altura es una responsabilidad insoslayable de la Corte Interamericana con los sistemas democráticos del continente.

Fernando del Rincón: Evo Morales acusa a la OEA y a los militares de derrocarlo. ¿A qué atribuye usted la salida o la renuncia, vamos a decir la renuncia de Evo Morales? ¿A qué la atribuye usted? ¿A la presión de los militares, efectivamente a la presión de la OEA, o a qué cree usted que responde la renuncia de Evo Morales?

Luis Almagro: Responde a haber quedado en evidencia las variables dolosas que fueron utilizadas durante la totalidad del proceso electoral. Y cuando las mismas quedan claramente probadas a partir del informe preliminar de la auditoría, él siente que ya había sido golpeado por el resultado electoral, es golpeado ante estas evidencias y se tiene que ir. Es una reacción muy natural. Hoy, unas semanas después, se le pueden echar las culpas a quien quiera. Él sabe, yo lo sé, que él tuvo que renunciar porque simplemente la situación era insostenible después de haber probado esas maniobras dolosas de alteración del resultado electoral.

Relacionado

Deja tu comentario