Corea del Sur deporta a dos pescadores norcoreanos que mataron a sus 16 compañeros de tripulación

La noticia saltó hace unas horas: dos veinteañeros norcoreanos capturados al cruzar ilegalmente en un barco la frontera con Corea del Sur. Pero esta vez no eran desertores que huían del hermético régimen de Kim Jong-un. Su historia iba mucho más allá.

Cuando las autoridades los interrogaron, ellos confesaron que eran pescadores y que habían huido porque habían asesinado a sus 16 compañeros de tripulación. Fueron inmediatamente deportados al vecino del norte. Es la primera vez que Corea del Sur deporta a un ciudadano norcoreano que haya cruzado su frontera desde el final de la Guerra de Corea en 1953.

«El gobierno decidió expulsarlos porque habían cometido delitos graves, no políticos, como el asesinato, y no estaban sujetos a nuestra protección bajo la ley», explicó Lee Sang-min, portavoz del Ministerio de Unificación. «Si los hubiéramos aceptado representarían un peligro para la vida y la seguridad de nuestra gente, son criminales que no pueden ser reconocidos como refugiados bajo el derecho internacional«, concluyó.

Los pescadores fueron entregados a funcionarios norcoreanos en la aldea fronteriza de Panmunjom, una zona desmilitarizada situada entre ambos países. Los investigadores de Corea del Sur apuntan que en el barco, que salió del puerto de Kimchaek en agosto y que faenaba cerca de aguas rusas, había 19 personas a bordo.

Los rusos dicen que este año habían detenido a más de 3.000 pescadores norcoreanos por pescar en sus aguas territoriales, y que habían registrado más de 1.500 buques encontrando capturas ilegales de calamares, cangrejos y tiburones. Pero nunca habían escuchado una historia similar.

Los dos jóvenes veinteañeros, junto con otro compañero, habrían matado primero al capitán porque «había abusado de ellos», y después al resto de la tripulación para que no los delataran. Los mataron uno a uno y arrojaron sus cuerpos por la borda.

Los tres asesinos regresaron al puerto de Kimchaek con la intención de huir a otra región más alejada de su país pero, cuando la policía arrestó a uno de ellos, los otros dos huyeron la semana pasada en el mismo barco cruzando la frontera

Relacionado

Deja tu comentario