La sucesora de Angela Merkel en la CDU defiende su liderazgo tras la derrota en Turingia

La presidenta de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, se ha visto hoy forzada a defender su liderazgo en el partido ante las críticas permanentes a su gestión y unos resultados electorales deprimentes, el último de ellos este domingo en Turingia, donde la CDU cedió 11 puntos.

«Quien piense que hay cuestiones que aclarar, tiene una posibilidad de hacerlo en el congreso que celebraremos este otoño», afirmó Kramp-Karrenbauer tras la reunión que mantuvo la ejecutiva cristianodemócrata para analizar los resultados electorales y en la que el líder de la Juventudes, Tilman Kuban, cuestionó que fuera la persona correcta para concurrir a las próximas elecciones generales.

Lo hizo en virtud de la resolución aprobada en el congreso la semana pasada por las Juventudes pidiendo la celebración de primarias, lo que no está en la tradición del partido. Kramp-Karrenbauer fue recibida en ese congreso con abucheos.

En su comparecencia de prensa hoy, AKK, como se le conoce popularmente en Alemania, recordó que en diciembre del pasado año asumió la Presidencia tras ganar una elección abierta y que la presidencia del partido y la Cancillería siempre han estado en las mismas manos, lo que es «bueno para evitar las tensiones que estamos viendo». Resumiendo, es ella quien debe ser proclamada candidata a la Cancillería en las generales de 2021.

«He sido bastante justa hasta ahora. He asumido mi responsabilidad y espero que todos hagan lo mismo», dijo AKK, que emplazó a sus críticos a salir a la luz y plantear todas sus dudas en el próximo congreso federal, en el que a su juicio «deben quedar las cosas claras». La CDU ha fijado la decisión de la candidatura y la discusión del programa electoral para el congreso del año próximo.

La sucesora de Merkel y la ministra de Defensa está siendo permanente cuestionada en su intento de ganar popularidad y consolidarse al mismo tiempo en el partido. Sus traspiés, sin embargo, son continuos y eso le mantiene en el sótano de las encuestas de valoración de líderes y popularidad. Esa falta de tirón, sumado a los pobres resultados del partido en las últimas citas electorales, está favoreciendo la intriga y, de forma soterrada, candidaturas alternativas. Los globos sonda que sobrevuelan el microcosmo berlinés llevan grabados los nombres del primer ministro renano, Armin Laschet; del ministro de Finanzas, Jens Spahn, y Friedrich Merz.

Respecto a la debacle de la CDU en Turingia, AKK reconoció que los suyos no han recibido el impulso o el dinamismo de Berlín, en tanto que los partidos en coalición de Gobierno están muy ocupados en sí mismo. «La intranquilidad interna no ayuda, más bien lo contrario, hace que la situación en el país sea más difícil».

Relacionado

Deja tu comentario