Matteo Salvini acepta el recorte de parlamentarios a cambio de celebrar enseguida elecciones

El líder de la soberanista Liga, Matteo Salvini, está dispuesto a hacer todavía una última concesión política al Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio antes de abandonar definitivamente el Gobierno que llevan formando juntos en los últimos 14 meses. A quien hasta hace unos días fue su socio en el Ejecutivo de Giuseppe Conte y a partir de ahora nuevo adversario, le ha hecho una propuesta clara: «Recortemos el número de parlamentarios la semana que viene y vayamos enseguida a votar», pronunció Salvini hace unas horas en el Senado entre los aplausos de los suyos.

Y añadió: «¿Acaso hay algo más digno que dar la palabra al pueblo? No tenemos miedo de escuchar a la gente. Si tienes miedo de los electores, es porque tienes la conciencia sucia y temes no ser elegido de nuevo. Por esta razón queremos el voto enseguida». Lo que el ministro del Interior italiano no quiere tener presente de forma evidente es que Italia es un sistema parlamentario, de modo que el presidente de la república, Sergio Mattarella, tendrá que comprobar si no hay efectivamente otros Ejecutivos posibles antes de disolver las Cámaras.

En cualquier caso, si el M5E entrara al trapo con la tentadora propuesta de Salvini -hay que tener presente que el recorte de 345 escaños es una de las medidas símbolo de los grillinos- la formación, como partido más votado gracias al 33% de los parlamentarios logrado en las elecciones generales de 2018, aceptaría unas elecciones anticipadas, impidiendo así cualquier otro Gobierno posible.

El problema es que, atendiendo a las últimas encuestas, registraría una debacle inédita. Por eso, no está todo dicho y podría una remota posibilidad de que gobernaran junto al socialista Partido Democrático (PD) con tal de aprobar los Presupuestos en otoño, el recorte del número de parlamentarios y evitar el aumento del IVA. De hecho ayer el M5E y el PD conformaron una nueva mayoría al rechazar la inmediata moción de censura contra Conte.

Los últimos sondeos publicados en la prensa transalpina, ven a la Liga como primer partido de Italia, con el 36% de los votos. Juntando el 7,5% de Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y el 7,1% de Forza Italia, el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi, podría lograr la mayoría absoluta, creando así un Gobierno de centro-derecha con Salvini como primer ministro. El Movimiento 5 Estrellas pasaría de ser el más votado en marzo de 2018 al tercero en octubre de 2019 con el 17,8%. El Partido Democrático de Nicola Zingaretti obtendría el 20,5% en cuanto segunda formación más votada del país.

El actual Gobierno italiano, presidido por Giuseppe Conte, es el resultado de la anómala coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y los soberanistas de la Liga. Se unieron hace 14 meses por pura conveniencia, unidos por el sentimiento antiestablishment. Ambos sellaron entonces un «contrato de Gobierno», pero éste no ha podido eludir sus inevitables diferencias en las últimas semanas. Ante la negativa del M5E de realizar el AVE Turín-Lyon, la Liga lo interpretó de facto como el epílogo del actual Ejecutivo.

Relacionado

Deja tu comentario