Michel Houellebecq acusa al Estado francés de «matar a Vincent Lambert»

El escritor francés Michel Houellebecq estima que el gobierno de Emmanuel Macron quiso «mostrar un ejemplo» al apoyar la suspensión del tratamiento que mantenía en vida a Vincent Lambert, un enfermero que se encontraba en estado vegetativo desde hacía 11 años tras sufrir un accidente. El caso se ha convertido en un símbolo del debate sobre la «muerte digna» en Francia.

«De este modo, el Estado francés consiguió llevar a cabo lo que buscaba con saña, desde hacía años, la mayor parte de su familia: matar a Vincent Lambert», escribe Michel Houellebecq en una columna de opinión publicada en Le Monde minutos después de que se conociera el fallecimiento de este enfermero de 42 años.

La muerte de Lambert era inminente, luego de que los médicos suspendieran el tratamiento que lo mantenía con vida al cabo de una larga batalla judicial.

La tribuna lleva el título de «Vincent Lambert, muerto para ser un ejemplo», remite al lenguaje militar, cuando se fusila a un soldado no sólo como una condena a sus acciones, sino para que su ejecución sirva de advertencia a otros.

Foto de archivo de Vincent Lambert, en estado vegetativo desde 2008, con su madre Viviane en un hospital de Reims (Francia), el 25 de julio de 2013. Lambert estaba en estado vegetativo desde el accidente de moto sufrido en 2008. (Foto: EFE)

Foto de archivo de Vincent Lambert, en estado vegetativo desde 2008, con su madre Viviane en un hospital de Reims (Francia), el 25 de julio de 2013. Lambert estaba en estado vegetativo desde el accidente de moto sufrido en 2008. (Foto: EFE)

Este es el sentido del texto de Houellebecq, que en sus obras de ficción ha expresado su repudio de la eutanasia a través de los protagonistas de sus novelas, como Las partículas elementales o El mapa y el territorio.

Houellebecq deplora que la ministra de Salud haya apelado la decisión de la justicia de volver a conectar el equipo que mantenía en vida a Lambert y pese a que el presidente Emmanuel Macron había declarado anteriormente que prefería mantenerse «neutro» en este caso.

El autor de Serotonina asegura que el paciente tetrapléjico «no padecía ningún sufrimiento» y que «vivía en un estado mental particular, del que para ser honestos habría que decir que no sabemos casi nada».

Houellebecq denuncia que «Vincent Lambert murió de una mediatización excesiva, de haberse convertido más allá de su voluntad en un símbolo» para «abrir una grieta» y hacer «evolucionar las mentalidades».

Al argumento de sufrimiento del paciente, Houellebecq responde que éste no es un problema desde que se usa la morfina. A quienes le hablan de «muerte digna», retruca que si esta dignidad, «respeto que alguien merece» puede ser alterada por distintos actos moralmente cuestionables, en ningún caso puede serlo a través de una degradación, por catastrófica que sea, de su estado de salud».

Publicado originalmente en RFI

Relacionado

Deja tu comentario