Recep Erdogan calificó de “inaceptable” que Estados Unidos le impida atacar a los kurdos en Siria

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, criticó este martes por “inaceptables” las declaraciones del asesor en Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, quien defendió el domingo a los aliados kurdos de Washington en Siria, considerados “terroristas” por Ankara, y condicionó la salida de las tropas de su país en la región a su seguridad.

Además, el mandatario aseguró durante su discurso ante el Parlamento que los preparativos para una nueva ofensiva militar de Turquía en el norte de Siria y contra los kurdos, como las realizadas en 2016 y 2018, están “en gran parte completos”, y canceló una reunión pautada con Bolton, quien se encuentra en Ankara reuniéndose con altos funcionarios turcos.

Las declaraciones del domingo de Bolton durante una visita a Israel “son para nosotros inaceptables e imposibles de digerir, son un grave error“, declaró Erdogan en un discurso en Ankara, de acuerdo a la agencia AFP, poco después de que terminase un encuentro entre el consejero de Donald Trump y un responsable turco en la capital turca.

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de EEUU (Reuters)
John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de EEUU (Reuters)

El domingo Bolton intentó poner paños fríos a la decisión de Trump de retirar rápidamente a las tropas estadounidenses en Siria, anunciada en diciembre y argumentada en base al hecho de que el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) había sido derrotado.

Aquellas declaraciones inesperadas generaron preocupación en las milicias kurdas aliadas a Washington, que creen que la salida de las tropas estadounidenses las pondrá a merced del ejército turco, presente en la región. Además, bolsones de resistencia del ISIS persisten en el este de Siria, como sostienen todas las potencias participantes del conflicto, incluyendo aliados de Estados Unidos como el Reino Unido y Francia.

En consecuencia Bolton señaló que el retiro definitivo de las tropas de su país estaba “condicionado” a la derrota total del grupo yihadista y a que Turquía ofreciera garantías de seguridad para los kurdos.

Esto parece no haber sentado bien en el gobierno turco, sin embargo, que considera a las YPG, milicias kurdas que componen la mayor parte de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) apoyadas por Estados Unidos, como una rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), movimiento kurdo ubicado dentro de las fronteras turcas y que Ankara considera terrorista.

Militantes kurdos en Siria
Militantes kurdos en Siria

“Turquía no puede hacer concesiones, todos los involucrados en actividades terroristas en Siria recibirán el necesario castigo”, señaló este martes Erdogan, de acuerdo a la agencia AP.

El PKK, una agrupación originalmente marxista que comenzó demandando independencia de los kurdos y ahora exige igualdad de derechos y autonomía, y el gobierno turco han estado de hecho enfrascados durante las últimas cuatro décadas en un violento conflicto que se ha cobrado numerosas víctimas.

En concreto el pueblo kurdo se encuentra desperdigado en su mayor parte dentro de las fronteras de Turquía, Siria, Irak e Irán, un territorio al que llaman Kurdistán.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Reuters)
Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Reuters)

En medio del caos de la guerra civil siria que comenzó en 2011 y la irrupción del ISIS en 2014, las comunidades kurdas en Siria e Irak cobraron una enorme autonomía, armándose en milicias para defenderse de lo yihadistas, y ahora controlan de facto porciones de territorio en ambos países, aunque sin haber proclamado la independencia.

Desde el comienzo de este período Ankara ha acusado al PKK de cruzar continuamente la frontera turca con Siria e Irak para vincularse con grupos kurdos locales como los YPG y los Pershmerga, respectivamente.

Incluso, Turquía ha lanzado numerosos ataques aéreos contra posiciones kurdas dentro de Siria e Irak, y comenzando en 2016 su ejército ha invadido y ocupado una franja de territorio en el norte del primer país, expulsando de allí a los kurdos.

Tanques y tropas turcas en el norte de Siria (Reuters)
Tanques y tropas turcas en el norte de Siria (Reuters)

En 2016 tropas turcas y milicias árabes aliadas realizaron la operación “Escudo del Éufrates”, cruzando por primera vez la frontera entre Turquía y Siria en dirección a la ciudad de Al Bab, cercana a Aleppo.

A comienzos de 2018 las mismas fuerzas lanzaron una segunda operación, “Rama de Olivo”, capturando la ciudad de Afrin, al oeste de Al Bab, y extendiendo el control de Ankara sobre el norte de Siria.

Desde entonces ha crecido la expectativa por una tercera posible operación con el objetivo de capturar Manbij, al este de Al Bab, cuya inminencia ha sido reiterada por Erdogan en numerosas ocasiones.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Relacionado

Leave a Comment