La vacuna antigripal, como una oportunidad para protegerse a sí mismo y a terceros

No sólo protege contra la enfermedad, sino que evita complicaciones en pacientes con patologías preexistentes. Además al inmunizar, por ejemplo, al personal de la salud, busca disminuir la diseminación del virus:

«Es importante recordar que las dos medidas que cambiaron la historia de la salud de la humanidad son el agua potable y las vacunas. Y que la Argentina cuenta con uno de los calendarios de vacunación más completos del mundo para todos los grupos de edad». Así comenzó el médico infectólogo Francisco Nacinovich (MN 75.823) una nueva edición de Stamboulian talks, que tiene a la vacuna antigripal como protagonista.

El especialista de Stamboulian Servicios de Salud y miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), resaltó que «es importante destacar tres aspectos: en primer lugar que la vacuna no puede producir la enfermedad, en segundo, que es importante saber que si bien pueden recibirla todas las personas que quieran a partir de los seis meses de vida, es elemental que se vacunen los individuos más vulnerables, los que tienen riesgo no solamente de la gripe sino de las formas severas de la gripe y de las complicaciones de la enfermedad». Y en este sentido, el tercer punto que destacó es que «conviene recordar que en los grupos de riesgo el objetivo de la vacunación no es tanto que no tengan la gripe como se la conoce sino que lo importante es que no tengan las complicaciones de la enfermedad, que son fundamentalmente el deterioro de las enfermedades que ya tenía esa persona«.

 La vacuna antigripal está inactivada y no hay fundamento para asegurar que pueda causar la enfermedad, como sí ocurre con las vacunas a virus vivos atenuados

En este sentido, el experto insistió que «algunas personas, como ciertos grupos vulnerables, a pesar de vacunarse pueden adquirir la gripe pero lo harán con una menor intensidad y hay que destacar que el objetivo en ellos en realidad no es que no tengan gripe sino que no tengan las complicaciones de la enfermedad».

«Muchas veces se manifiestan síntomas tardíamente, por ejemplo es muy habitual que pacientes consulten a la guardia porque tienen una fibrilación auricular o porque tienen insuficiencia cardíaca o porque han hecho un evento coronario o desarrollado enfermedad pulmonar subyacente o una alteración de la glucemia en los diabéticos y cuando se les hace el interrogatorio relatan que una semana o dos antes tuvieron un cuadro gripal y eso puede ser el gatillo de estas manifestaciones -detalló Nacinovich-. Por eso muchas veces está subvalorado el impacto de la gripe en la población y por eso tan importante que los grupos de riesgo se vacunen y que los profesionales de la salud ayuden a crear conciencia en estos grupos».

En los grupos de riesgo el objetivo de la vacunación es evitar las complicaciones que puede acarrear contagiarse la enfermedad (Getty)

En los grupos de riesgo el objetivo de la vacunación es evitar las complicaciones que puede acarrear contagiarse la enfermedad (Getty)

Asimismo, aseguró que «la vacuna está inactivada y no hay razón fisiopatológica que sostenga que pueda causar la enfermedad, como sí ocurre con las vacunas a virus vivos atenuados que justamente tienen la característica de poder producir un cuadro similar al que pretenden proteger».

Sobre la temporada ideal para aplicarse la vacuna, Nacinovich explicó que «se puede vacunar en diferentes épocas del año, inclusive en meses como agosto o septiembre». «En realidad, el tiempo de aplicación de la vacuna, a diferencia de otras que conocemos, es restringidoporque suele ser ideal la época otoñal, que ya empezó en marzo y hasta mayo sería el tiempo más adecuado para aplicar la vacuna», sostuvo.

A la hora de resumir los objetivos de esta inmunización, el especialista puntualizó que busca: «Prevenir la infección del virus de la gripe, disminuir la severidad de las manifestaciones de la gripe y sus complicaciones y disminuir la diseminación del virus de la gripe».

 Durante la época de circulación del virus, se calcula que entre un 30 y un 40% de las personas pueden tener el virus de la gripe en la nasofaringe  y estar completamente asintomáticos

«El último punto es un dato muy importante porque es una de las razones por la que los profesionales de la salud tenemos que vacunarnos, justamente para poder cuidar a quienes pretendemos también proteger«, remarcó Nacinovich, y subrayó: «Durante la época de circulación del virus, se calcula que entre un 30 y un 40% de las personas pueden tener el virus de la gripe en la nasofaringe y estar completamente asintomáticos pero pueden transmitir el virus al hablar al toser o al estornudar».

El objetivo de Stamboulian talks es transmitir a través de exposiciones atractivas y sintéticas aspectos interesantes, importantes o novedosos en temas sanitarios. La meta es que cada presentación sirva de disparador para que la audiencia se sienta motivada a profundizar, indagar, crear conciencia o pasar a la acción en relación a los temas presentados.

Relacionado

Deja tu comentario