Agua del grifo y churros para estrenar la Cumbre del Clima

Taily recibe a los asistentes a la Cumbre del Clima con plumas en el cabello y el rostro pintado de rojo. Está en Madrid para contarle al mundo que el cambio climático está ya destruyendo su tierra y, con ella, el modo de vida de los pueblos indígenas de Latinoamérica.

El plan era contar su historia en su Chile natal, pero la violencia callejera echó la cumbre en brazos de Madrid. La impronta de la capital resulta evidente desde que los asistentes logran pasar los exhaustivos controles de seguridad, pues la primera impresión que se llevan los visitantes es la de decenas de personas arremolinadas alrededor de camareros que cargan bandejas de chocolate con churros. Al lado, más ignorados, puestos de fruta.

Con la tripa llena, los visitantes se encuentran con el meollo del asunto: las casetas. Cada país se ha encargado de dar un toque personal, tanto que estas zonas parecen más una feria de turismo que territorio de la ONU.

Una de las más grandes corresponde a India, que este año celebra el 150 aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi. Presiden el stand enormes pantallas con panorámicas urbanas de Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo, que hace sólo unas semanas se encontraba en estado de alerta por la polución.

Qatar, país que presume de construir campos de golf en lo que antes eran dunas, se ha centrado en la desertificación, exhibiendo vitrinas con letras semienterradas en la arena, en las que se lee «change» (cambio) y «enviroment» (medio ambiente).

Las coloridos casetas contrastan con los pasillos laberínticos de color azul ONU, con idénticos espacios rectangulares encajados como un anodino Tetris.

DE LA SIERRA GRANÍTICA… Y SIN PLÁSTICO

Para dar ejemplo y, de paso, presumir del agua madrileña, la organización reparte a cada participante una botella reutilizable, de vidrio, con agua del grifo. Cada pocos metros hay fuentes para rellenar estos envases. Procedente de los embalses del Canal de Isabel II, la clave de su sabor -o de la ausencia del mismo- está en la sierra granítica madrileña, que apenas desprende material cuando es atravesada por las corrientes de agua.

Para promover el uso de transporte público y contribuir a la sostenibilidad de la cumbre, el Ministerio de Transición Ecológica, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento han puesto a disposición de los participantes una tarjeta transporte de cinco días para la Zona A. El título podrá recargarse gratis hasta en dos ocasiones, facilitando un máximo de 15 días de uso del transporte público sin cargo alguno.

Todos los vehículos utilizados por las personalidades y los máximos responsables de organizaciones internacionales asistentes son cero emisiones. Algo que no ha evitado los atascos a la entrada del recinto, pero sí ha minimizado la huella de carbono de los asistentes. En total, se han fletado más de medio centenar de coches, que han sido proporcionados sin coste, en régimen de patrocinio, y serán devueltos cuando concluya su presencia.

Los hermanos Roca han sido los encargados de preparar un menú 100% sostenible -realizado altruistamente- que han degustado los primeros ministros, el secretario general de Naciones Unidas y los jefes de Estado y de Gobierno en la comida de bienvenida a la Cumbre del Clima de Madrid COP25.

Llamada «La tierra se agota», la carta ha sido diseñada especialmente para la ocasión. Sin duda, lo más llamativo ha sido el nombre de los platos servidos que evocan distintos problemas derivados de la crisis climática: Agua clara y agua sucia, o Mares calientes, comer desequilibrio, entre otros. Para acompañar, una carta de vinos dividida en dos categorías: inundaciones e incendios.

LA SEGURIDAD, EN MANOS DE ZEUS

El dios más importante del Olimpo, Zeus, da nombre a la operación de seguridad, que vela por el buen funcionamiento de la cumbre. Más de 5.000 agentes, entre guardias civiles, policías nacionales y municipales, personal de la ONU y vigilantes de seguridad privada asumen la seguridad, tanto del recinto como del resto de actividades paralelas y movilizaciones que tendrán lugar en distintas zonas de la capital.

España ha reforzado las medidas de seguridad antiterrorista, elevando el nivel de alerta a 4 para la Comunidad de Madrid. Entre otras medidas, se realizarán inspecciones aleatorias en vuelos hasta el 14 de diciembre.

Relacionado

Deja tu comentario