El acuerdo en la Cumbre del Clima de Madrid no logra sacar adelante el mercado de carbono: «No estamos satisfechos con el resultado»

Ha costado pero se ha llegado a un acuerdo. Un acuerdo, eso sí, decepcionante y débil, porque no se ha conseguido sacar adelante uno de los puntos principales en la agenda, el que debía desarrollar los futuros mercados de carbono para la compraventa de emisiones de CO2. Tras una larga noche de negociaciones, esta mañana se ha aprobado un documento en el que se insta a los países a una mayor ambición climática y con el que se ha podido poner fin a la COP25 de Madrid, convertida ya en la cumbre del clima de la ONU más larga pues se ha superado la prórroga de la COP celebrada en Durban en 2011.

«No estamos satisfechos con el resultado», ha admitido la presidenta de la COP25, Carolina Schmidt, durante el plenario de clausura, donde ha reconocido que los ciudadanos pedían «una respuesta más sólida, más urgente y más ambiciosa». También el secretario general de la ONU, António Guterres, se ha mostrado «decepcionado» con una cumbre que comenzó con grandes expectativas: «La comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar una mayor ambición en mitigación, adaptación y financiación para hacer frente a la crisis climática. Pero no debemos rendirnos, y no me rendiré«, ha dicho a través de Twitter.

A Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, la cumbre le ha dejado un «sabor de boca agridulce. Aunque señaló los aspectos positivos, reconoció que «hay algunos elementos que hemos echado en falta» y «grandes países que no querían acelerar la acción climática«.

El documento aprobado tras 14 días de trabajo se denomina Chile-Madrid Tiempo de actuar y, según el Ministerio para la Transición Ecológica, «sienta las bases» para que el año que viene, antes de la Cumbre del Clima de Glasgow COP26, los países aumenten al alza sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 (NDC, por sus siglas en inglés). Según los científicos, pese a los compromisos de reducción de emisiones que se acordaron en 2015 en el Acuerdo de París, la temperatura global del planeta aumentará más de tres grados a finales de siglo respecto al inicio de la era industrial. Para evitar consecuencias desastrosas, ese incremento de temperatura no debería superar los 1,5 grados y para ello, son necesarios planes de reducción más ambiciosos.

ARTÍCULO 6

Sin embargo, no se ha conseguido uno de los objetivos principales marcados para Madrid: el desarrollo del artículo 6 del Acuerdo de París que regulará los mercados de derechos de emisiones de CO2. Aunque el tratado rubricado en París se implementará el próximo enero pese a que en Madrid no se haya desarrollado este importante artículo, que no se haya logrado sacar adelante tras tantos días de trabajo supone un fracaso para los negociadores.

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, esta mañana en el plenarioOSCAR DEL POZO / AFP

«Cerramos esta cumbre con sensaciones encontradas», ha afirmado Schmidt. «Queríamos cerrar un artículo 6 que nos permitiera implementar un mercado de carbón robusto con integridad ambiental»…»evidentemente es triste no haber llegado al acuerdo«, ha dicho la también ministra de Medio Ambiente de Chile, que ha asegurado que estuvieron «a punto» de lograrlo.

Un día y medio extra han necesitado los negociadores coordinados por la presidencia chilena -pues la COP25 iba a celebrarse inicialmente en Santiago- para desatascar unas conversaciones bloqueadas durante muchos jornadas en dos puntos fundamentales: el compromiso para anunciar al alza los compromisos para reducir emisiones de CO2 a partir de 2020, y cómo regular los mencionados mercados de emisiones de derechos de carbono.

Asimismo, los países han acordado dar directrices al Fondo Verde para que amplíe su ámbito de financiación y que, además de ofrecer ayuda a los países más vulnerables para mitigar los efectos del cambio climático y adoptar medidas para adaptarse a él, por primera vez se destinarán recursos para las pérdidas y daños que sufran.

Carolina Schmidt ha destacado que el texto pactado incluya un plan de acción de género para dar respuesta a los efectos del cambio climático en mujeres y niñas y fomentar que éstas tengan un papel más activo las negociaciones sobre asuntos climáticos. «Como ex ministra de la Mujer, me emociona que hayamos aprobado ese artículo para fortalecer su papel porque las mujeres somos más vulnerables al cambio climático pero también somos un poder transformador», ha señalado.

LARGAS NEGOCIACIONES

Durante el debate de la mañana,Brasil a punto estuvo de impedir el acuerdo al poner objeciones a que el documento recogiera dos párrafos relativos al océano, a lo que se opuso una veintena de países más la Unión Europea. Finalmente, los brasileños accedieron a aprobar el texto, que también incluye las preocupaciones de la juventud y los pueblos indígenas al pedir «una acción climática global urgente y ambiciosa».

Las negociaciones se han prolongado durante toda la noche, con un plenario en el aire cuya celebración fue pospuesta en varias ocasiones desde primera hora de la tarde del sábado. Para sacar adelante los puntos más complejos, Schmidt pidió ayer a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que actuara como facilitadora en varios capítulos: lograr mayor ambición, el capítulo de pérdidas y daños por el impacto del cambio climático y financiación.

Carolina Schmidt, tras la última sesión plenaria de la COP25OSCAR DEL POZO / AFP

Más allá de la anécdota y el cansancio acumulado en los delegados, organizadores y periodistas que han cubierto la cumbre, la larga prórroga ha hecho que los representantes de algunos países hayan tenido que marcharse de Madrid antes de que acabe la cumbre, ante la imposibilidad de costearse nuevos billetes de avión.

UN ACUERDO INSUFICIENTE

Algunos de los observadores en Madrid han culpado del mal resultado a EEUU, Brasil, Australia, Arabia Saudí y a las principales compañías de petróleo, gas y carbón por socavar la ambición climática. También responsabilizaron a Canadá, Japón, China e India de no prestar más apoyo a los países más vulnerables al cambio climático.

«Desafortunadamente, el nuevo texto adoptado esta mañana no refleja ni de cerca lo que hubiéramos querido», ha señalado en un comunicado Tina Eonemto, enviada del Gobierno de las Islas Marshall, uno de los estados más vulnerables ante el cambio climático. «Deberíamos haber hecho en Madrid».

«Finaliza una cumbre del clima complicada, que reafirma el valor de la cooperación internacional, de la ciencia y la exigencia de más acción climática y su incidencia social», ha opinado a través de Twitter, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez

@sanchezcastejon

Ha sido un honor poder acoger en Madrid esta . Me siento orgulloso del compromiso y significativo apoyo demostrados por la sociedad española ante este gran desafío.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Pedro Sánchez

@sanchezcastejon

Me sumo a las decisiones que exigen más compromiso ante la emergencia climática. El nivel de riesgo futuro depende de lo transversal y sólida que sean las medidas de mitigación y adaptación.

Es .

Ver imagen en Twitter
296 personas están hablando de esto

«El resultado de esta COP25 es realmente un saco mixto y está muy lejos de lo que la ciencia nos dice que necesita. Los grandes actores no estuvieron a la altura de las expectativas«, ha declarado en un comunicado la diplomática y economista francesa Laurence Tubiana, directora general de la Fundación Europea del Clima y arquitecta del Acuerdo de París, que en esta cumbre no ha participado en las negociaciones.

‘UN FRACASO’ PARA LOS ACTIVISTAS

Para las organizaciones conservacionistas, el resultado de la cumbre no ha sido una sorpresa pues en los últimos días ya hablaban de fracaso. Así, Greenpeace ha considerado «inadmisible que las empresas contaminantes hayan impuesto sus intereses» mientras que para WWF, «los países más contaminantes han secuestrado la COP25» de Madrid. «Pedimos a las empresas españolas, ahora que termina la COP25 y la enorme atención mediática, que mantengan su compromiso con el clima y lo traduzcan realmente en acciones para acelerar la transición energética hacia un modelo 100% renovable, eficiente y justo», ha pedido Mar Asunción, responsable de clima y energía de WWF España.

Un hombre duerme en el Ifema, durante la COP25OSCAR DEL POZO / AFP

También SEO/BirdLife cree que esta cumbre no ha estado a la altura de la emergencia climática aunque, entre los aspectos positivos, Asunción Ruiz, directora ejecutiva de la organización, destacó «el papel esencial que ha adquirido la naturaleza» ya que en su apartado 15, el documento «subraya la necesidad de abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático de manera integrada».

«La COP25 ha sido un éxito para la industria de los combustibles fósiles», ha afirmado por su parte May Boeve, al frente de la organización climática 350.org.

También el movimiento juvenil Fridays for Future-Juventud por el Clima, fundado por la joven sueca Greta Thunberg, ha calificado de «fracaso» la COP25.

Relacionado

Deja tu comentario