«No lleves el móvil cerca del cuerpo» y otros bulos sobre tecnología que promueve el ayuntamiento de Ada Colau

Bajo el título: «El 5G no es inocuo» el Ayuntamiento de Barcelona ha publicado un artículo conspiranoico y plagado de bulos sobre los teléfonos móviles. Un ejercicio de propaganda que hace referencia a enfermedades inventadas, que califica de «cancerígenas» a tecnologías inocuas y que anima a los ciudadanos a sumarse a un movimiento fundado por un hombre que denunció -y reclamó más de medio millón de euros- a su vecino por tener un «iPhone que estaba destrozando su salud» a causa de las ondas electromagnéticas.

Paralelamente, el Ayuntamiento liderado por Ada Colau impulsa la celebración cada año del Mobile World Congress, la principal feria sobre tecnologías móviles del mundo cuya temática estrella a lo largo de las últimas citas es precisamente las redes 5G. Un congreso cuya continuidad pende de un hilo desde hace años y que, según la patronal del sector móvil GSMA, ha aportado unos ingresos de 4.800 millones de euros a la ciudad Condal desde su primera edición en 2006.

Además, mientras que por un lado, el Ayuntamiento de Barcelona impulsa la plataforma público-privada 5G Barcelona para el desarrollo de esta tecnología. Por otro, desde su área de Ecología, Urbanismo y Movilidad se alientan delirios y miedos infundados bajo el titular de «el 5G no es inocuo».

El texto, firmado por La Fàbrica del Sol, un «equipamiento de educación ambiental» de la citada área municipal, arranca afirmando que «de los móviles 4G pasaremos a los móviles 5G que nos permitirán conectarnos casi a tiempo real pero esta mayor velocidad puede tener un riesgo para la salud«.

Un argumento que sostienen haciendo un breve recorrido a la historia de las redes móviles y a las posibilidades del 5G -una mayor velocidad en la conexión y una menor latencia en las comunicaciones- para pasar a criticar esta tecnología en base a las protestas que se han producido en distintos lugares del mundo y en el «estado español».

«La OMS calificó en el 2011 los campos electromagnéticos de radiofrecuencia, los cuales son emitidos, entre otros, por las tecnologías inalámbricas (1G, 2G, 3G, 4G, wifi, etc.) como cancerígenos de nivel 2 B, es decir como posiblemente cancerígenos para los seres humanos. El 5G por lo tanto, también lo sería pero con el agravante que su despliegue aumentará notablemente la exposición a los campos electromagnéticos, ya que supondrá un aumento de las potencias existentes porque el 5G no sustituirá ni al 2G, 3G, 4G ni al wifi, sino que se añadirá y además se utilizarán nuevas frecuencias, se desplegarán nuevas antenas e incluso se habla que se pondrán miles de satélites en órbita por todo el mundo con el fin de garantizar esta conectividad total. No quedará ninguna zona libre de exposición», asegura el consistorio barcelonés.

Asimismo, señalan que entre los «efectos a la salud de las personas hay: cáncer, enfermedades cardiovasculares, daños neurológicos, deterioro cognitivo, trastornos del sueño, infertilidad, estrés oxidativo, entre otros» y sitúa a «los niños, las personas mayores y las embarazadas» como «especialmente vulnerables a este tipo de radiación».

Una supuesta problemática en la que sitúa a las «personas electrosensibles» como las más perjudicadas. La «electrosensibilidad» es una patología inventada para hacer negocio que sostiene que hay personas alérgicas a los campos electromagnéticos. Una supuesta dolencia que el actual vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, intentó que fuese reconocida en el Parlamento Europeo durante su breve etapa como eurodiputado.

Asimismo, el artículo señala que «los campos electromagnéticos afectan tanto a las plantas como a los animales» y que «a pesar de estas evidencias, el estado español, Cataluña y Barcelona en particular, apuestan por esta tecnología sin aplicar el principio de precaución».

LLAMADA A UNIRSE A MOVIMIENTOS CONSPIRANOICOS

No contentos con la crítica infundada, desde el equipo de Gobierno de Ada Colau instan a los ciudadanos a unirse a un movimiento liderado por un charlatán y adoptar extraños comportamientos en relación con la tecnología.

«Súmate al movimiento Stop 5G y pide una moratoria al despliegue de la tecnología 5G hasta que no se sepa con certeza que no afecta a la salud y al medio ambiente», indica el Ayuntamiento en el primero de ellos. Una llamada a la acción para unirse a una organización conspiranoica que solicita donaciones de forma activa.

El movimiento Stop 5G está liderado por Arthur Firstenberg, uno de los principales impulsores de la electrosensibilidad y otras pseudoenfermedades inventadas relacionadas con el electromagnetismo. Un hombre que captó la atención de medios internacionales cuando, basándose en su patología imaginaria reclamó a su vecino 530.000 dólares en concepto de daños y prejuicios porque «los campos generados por su iPhone estaban destrozando su salud».

Una lista de consejos que prosigue con recomendaciones como: «utiliza el móvil, la tableta electrónica u otras conexiones inalámbricas solo cuando sea necesario» o «apaga el Wifi y el móvil mientras duermes».

Sin embargo, el culmen del absurdo llega con los dos últimos consejos que insinúan que los ratones inalámbricos o que tener el móvil o el portátil cerca del cuerpo humano podría ser peligroso.

Relacionado

Deja tu comentario